Archivo de Público
Viernes, 4 de Marzo de 2011

El Banco de España prevé una "lenta recuperación" en 2011

En su último boletín atisba una mejora tanto en el consumo como en la inversión en los primeros meses del año

AGENCIAS ·04/03/2011 - 11:29h

El Banco de España considera que la economía sigue mostrando en el inicio del año una "lenta recuperación" y atisba una mejora tanto en el consumo como en la inversión.

Según el último boletín económico del organismo supervisor, esta senda es similar a la observada a finales de 2010, cuando el crecimiento intertrimestral del Producto Interior Bruto (PIB) fue del 0,2%.

En concreto, subraya que la evolución del gasto privado ha sido "positiva" los dos primeros meses de 2011, en los que ha mejorado la confianza de los consumidores y también hay mejores expectativas por parte del comercio.

En el caso de la inversión, señala el "tono favorable" de la más productiva, la que se destina a bienes de equipo, aunque cree que el clima industrial ha sufrido un deterioro frente a la mejoría de meses anteriores.

Por otro lado, el Banco de España considera que el "mayor vigor" del turismo mostrado en los primeros meses de 2011 es consecuencia, en parte, del desplazamiento de visitas al litoral español por la inestabilidad política del norte de África, y advierte de que esta tendencia podría tener un componente transitorio.

La reforma laboral ayuda a la recuperación

Además, el Banco de España asegura que la reforma laboral aprobada en septiembre podría haber posibilitado una "evolución menos negativa" de la contratación indefinida durante el último mes de 2010 y el primero de este año, gracias a la transformación de contratos temporales en indefinidos de fomento del empleo estable, con un indemnización de 33 días por despido improcedente.

En su boletín afirma que el "dinamismo" de este tipo de conversiones durante enero, que impulsó la contratación indefinida a un crecimiento del 8,6%, cifra similar a la registrada en diciembre. Y es que el Banco de España confía en que la reforma laboral tenga un "mayor efecto" a medio y largo plazo sobre la contratación indefinida, al tiempo que también aplaude las bonificaciones destinadas a fomentar el empleo a tiempo parcial.

La entidad cree que la reforma laboral ha permitido una "evolución menos negativa"

Aún así, la entidad emisora advierte de que la regulación actual sobre los despidos por causas objetivas (20 días de indemnización) no ofrece un "grado suficiente" de flexibilidad para permitir a las empresas ajustar sus plantillas ante coyunturas adversas. "El papel residual del despido objetivo, su limitada sensibilidad cíclica y las escasas diferencias que se detectan cuando se distingue entre sectores y empresas apuntan que la regulación de estos despidos no ofrece un grado suficiente de flexibilidad", esgrime la entidad en su último boletín económico.

En este sentido, lamenta que los ajustes de plantillas se realicen "fundamentalmente" a través de la contratación temporal, lo que incide sobre la organización del trabajo de las compañías. Eso sí, el Banco de España recuerda que uno de los objetivos que perseguía la reforma laboral era precisamente dotar de mayor flexibilidad a las empresas, con la que se concreta que el despido de 20 días se puede justificar por pérdidas "actuales o previstas" o la "disminución persistente del nivel de ingresos".

Aunque la entidad encabezada por Fernández Ordóñez cree que hay que conceder todavía un margen para valorar los objetivos de la reforma laboral, sí que subraya que, según la Encuesta de Coyuntura Laboral (ECL), sólo un 7,2% de las bajas laborales entre 2002 y 2009 se debieron a despidos, con una media anual de 478.000 despidos.

Además, de este casi medio millón de despidos de media entre 2002 y 2009, más de 180.000 se correspondieron con bajas individuales por causas objetivas, en tanto que algo más de 30.000 fueron despidos colectivos por ERE. O lo que es lo mismo, los despidos por causas objetivas sólo representaron el 3,17% del conjunto de las bajas iniciadas por las empresas.

Para completar su argumento, el Banco de España también recurre a los datos de los Servicios Públicos de Empleo, de los que se desprende que los despidos objetivos sólo suponen el 4,05% del total de prestaciones por desempleo reconocidas.