Archivo de Público
Viernes, 4 de Marzo de 2011

Casi con lo puesto, refugiados egipcios llegan a casa en un avión español procedente de Túnez

EFE ·04/03/2011 - 08:14h

EFE - Refugiados se apresuran para subir a un autobús en la zona fronteriza entre Libia y Túnez, en el paso de Ras el Jedir.

Cansados pero felices, 170 refugiados egipcios llegaron poco antes de la medianoche a su país en un avión español procedente de Túnez, adonde huyeron escapando de la violencia en Libia.

Algunos llegaron al aeropuerto internacional de El Cairo solo con lo puesto ya que tuvieron que huir rápidamente de Libia por la violencia desatada durante la represión de las revueltas populares contra el régimen de Muamar el Gadafi.

"No traigo maletas, me he venido con lo puesto porque lo dejé todo en Libia, mi casa, mi ropa, mi coche...", explicó a Efe el albañil Mohamed Abd, de 25 años, que pese a todo se mostró muy contento de encontrarse en Egipto.

Su avión, fletado por el Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, arribó al aeropuerto internacional de El Cairo poco después de las 23.00 hora local (21.00 hora GMT) procedente de la ciudad tunecina de Djerba.

Allí les esperaban pocos familiares, la totalidad hombres de clase muy humilde, algunos de los cuales se han pasado horas en el aeropuerto esperando.

Abd residía en la localidad libia de Gazub, donde trabajaba como albañil.

"Me marché a Libia por el trabajo porque ganarse el pan en Egipto es complicado", señaló el joven.

Sin embargo, su vida cambió con el inicio de las revueltas populares en el país norteafricano y la represión por parte de las fuerzas de Gadafi.

Aun así, "cuando dejé Ganzub estaba muy tranquilo, aunque hubo un momento en el que pasé mucho miedo porque había un ambiente tenso y todo era un desastre", agregó.

Así que el pasado 27 de febrero se marchó en coche a Túnez, donde ha permanecido seis días en un campamento en la frontera esperando ser repatriado.

"Pasamos mucho frío, seguro que habrá gente que morirá con el frío", auguró el albañil, quien subrayó que pese a las precarias condiciones en la frontera no le ha faltado comida.

Un equipo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) viajó con este primer grupo de refugiados y ha podido comprobar de primera mano su situación.

"En su mayoría son hombres, jóvenes que se encuentran en buen estado de salud", indicó a Efe el director de la AECID, Francisco Moza, quien destacó que la prioridad actual con los refugiados en la frontera entre Libia y Túnez es su repatriación.

Con ese fin, "por lo menos desde hoy hasta la próxima semana habrá tres vuelos diarios -apuntó Moza-. El objetivo es que en total se transporte a unos 4.000 refugiados egipcios que están en Túnez".

Y es que "hay unas 70.000 personas en la frontera entre Libia y Túnez y la mayoría son egipcios", apuntó el responsable de la AECID, que recordó que hoy se han mandado también cinco toneladas de ayuda médica y que mañana se enviarán treinta.

Además, desde mañana será puesta a disposición una aeronave mayor a la de hoy, con capacidad para 240 pasajeros.

España, con un presupuesto para esta operación de alrededor de un millón de euros, y el Reino Unido han sido los primeros países que han mandado aviones para repatriar a los refugiados, en su mayoría egipcios, que se encuentran en la frontera tunecino-libia.

En ese sentido, uno de los refugiados que hoy llegó a El Cairo, Mohamed recordó que todavía quedan muchos egipcios en Libia que no han podido salir del país.

Mohamed, que pasó cuatro días en un campamento en Túnez, vivía en Trípoli donde se ganaba la vida como conductor hasta que la situación se puso peligrosa y le daba miedo salir a la calle, por lo que decidió marcharse con un amigo suyo.

Ahora "no tengo trabajo, volveré a mi casa (en Egipto) y dormiré todo el día, pero estoy contento de estar en mi país", aseguró.

Susana Samhan