Domingo, 13 de Enero de 2008

El ex primer ministro Sharif, atrae tanto a la oposición como al régimen

EFE ·13/01/2008 - 11:26h

EFE - Nawaz Sharif (d), ex primer ministro de Pakistán, saluda a sus partidarios durante un evento electoral en Gujjar Khan, Pakistán, el pasado 27 de diciembre.

Tanto el opositor partido de la asesinada Benazir Bhutto como las fuerzas gubernamentales se acercan al ex primer ministro Nawaz Sharif, que se ha convertido en pieza clave en la campaña para las elecciones del 18 de febrero en Pakistán.

Aunque su Liga Musulmana de Pakistán-Nawaz (PML-N) era sólo la cuarta fuerza del Parlamento saliente, ahora Sharif es el único rostro claro de la oposición en el país, tras el atentado contra Bhutto el 27 de diciembre pasado.

La muerte de la principal líder opositora, que había regresado a Pakistán tras alcanzar un acuerdo de reparto de poderes con el presidente, Pervez Musharraf, ha obligado a todas las fuerzas políticas a rediseñar sus estrategias y pensar en nuevos posibles aliados.

Sharif hizo esta semana un gesto de acercamiento al Partido Popular de Pakistán (PPP) que ahora lidera el viudo de Bhutto, Asif Ali Zardari, al abogar por la formación de un Gobierno de "coalición nacional" después del 18 de febrero.

Sin embargo, aunque Sharif sigue cuestionando que se puedan celebrar unas elecciones limpias bajo el régimen de Musharraf, también ha iniciado contactos con enviados gubernamentales.

Su hermano y presidente formal de la PML-N, Shahbaz Sharif, se reunió ayer por segunda vez esta semana con un asesor de Musharraf, su ex instructor militar Niaz Ahmad, quien le transmitió una propuesta del presidente de formar un Gobierno de unidad nacional antes de los comicios, según una fuente de la PML-N que cita hoy el diario "Dawn".

La formación de ese Ejecutivo era una de las exigencias de la PML-N, que también pedía la dimisión de Musharraf.

Según esta versión, Musharraf ofreció a Shahbaz un puesto tanto en ese Gobierno interino como un "futuro papel" en el que se formará tras los comicios, y pidió a la PML-N que "suavice su lenguaje" contra el presidente durante la campaña.

Shahbaz respondió que ha de consultar con su hermano Nawaz, según la fuente, aunque su versión a la prensa a la salida de la reunión fue que se trató de una "visita de cortesía" que no debe interpretarse como un "movimiento político".

Entretanto, un tribunal decidió ayer aplazar las audiencias sobre casos de corrupción que pesan sobre ambos hermanos hasta después de los comicios de febrero, para evitar "generar más confusión" en el actual escenario político.

Otra corte de Lahore aplazó hasta el 22 de este mes las vistas por un caso de asesinato en 1998 en el que está presuntamente implicado Shahbaz, que entonces gobernaba la provincia de Punjab mientras su hermano ostentaba la jefatura del Gobierno nacional.

Fue Musharraf quien, en un golpe de Estado incruento, desalojó del poder a Sharif en 1999 y lo forzó al exilio, del que regresó en noviembre pasado.

El ex primer ministro -quien no logró inscribirse como candidato para las elecciones- ha recibido también ofertas de coalición de parte del PPP.

El viudo de Bhutto aseguró ayer en una entrevista con una radio estadounidense que, si su partido gana las elecciones, buscará un "Gobierno nacional" con otras fuerzas, y reconoció que el PPP ha estado en "contacto" con la Liga de Sharif.

"Intentaremos una coalición con la PML-N", confirmó a Efe otro miembro del PPP.

"La Liga Musulmana de Pakistán-Q (PML-Q, la formación gubernamental) es un partido de perdedores, tendrán muy pocos votos si las elecciones son libres", aseguró a Efe un miembro del PPP de la ciudad oriental de Lahore, Tariq Jawed.

Otra fuente del PPP reconoció que Zardari no puede reemplazar "al cien por cien a Benazir", aunque descartó una escisión en el seno del partido y vaticinó que conseguirá dos tercios del voto popular.

Lo cierto es que la Liga gubernamental ha optado por una dura campaña anti-Zardari, sobre todo en la crucial provincia de Punjab.

Es precisamente en Punjab, la región más poblada de Pakistán, donde se librará la gran batalla electoral, en una zona donde el partido con más arraigo es el de Sharif.

Según una fuente del partido gubernamental citada por el rotativo "The Nation", el PML-Q intentará neutralizar al PPP insistiendo en que Zardari, originario de la provincia sureña de Sindh, está llevando a cabo una campaña "anti-Punjab".