Archivo de Público
Viernes, 4 de Marzo de 2011

El reverso de Atila

Indignación del Barça ante la orden de Emery de dejar crecer la hierba y no regarla para dificultar el fútbol azulgrana

A. L. MENÉNDEZ / R. VILAR ·04/03/2011 - 08:20h

Un Fórmula 1 explota toda su potencia en los circuitos. Si lo quieres ver sufrir, ponlo a correr en una carretera secundaria y bacheada. Para frenar el fútbol vertiginoso y preciso del Barça, deja crecer la hierba y no la riegues. Hasta ahora, no ha habido táctica más eficaz contra el equipo de Guardiola que campos lentos y secos como los que se estilan en Brasil. Un césped áspero como el de Mestalla, donde los azulgrana sudaron para derrotar el miércoles al Valencia (0-1).

"Ganamos a pesar del campo, que está seco porque no lo regaron desveló Xavi tras el partido. El balón se quedaba enganchado". Alves insistió: "No regaron el campo y eso dificultó nuestro juego". Y ayer Piqué elevó el tono de la queja: "En vez de fijarse tanto en quién enseña la camiseta al celebrar un gol o en si se puede o no jugar con máscara, en la federación tendrían que fijarse en cómo están los terrenos de juego. Los campos tendrían que cumplir unos mínimos. Y el de ayer (miércoles) no estaba en buen estado".

Dos semanas antes que el Valencia, el Sporting utilizó la misma treta. Y obtuvo un valioso punto (1-1). El reglamento de la RFEF sólo se refiere a la poda para prohibir que en el césped "pueda constar emblema o leyenda algunos, absteniéndose, en todo caso, de alterar por medios artificiales sus condiciones naturales". Y le da al árbitro plena potestad para decidir sobre las condiciones del terreno.

Unai Emery, entrenador del Valencia, certificó la artimaña. "Lo habíamos planteado antes del partido entre los técnicos y los responsables del césped. A veces interesa que haya mucha agua, otras que haya un césped cortito, otras algo... Llegamos a la conclusión de no regarlo y dejarlo crecer un poquito", declaró en la Cope.

"Algunos de los miembros del cuerpo técnico del Barça han protestado, pero en Barcelona hacen igual, ponen el césped como les interesa a ellos. Ocurre en todos los campos. Tampoco buscamos nada malo. No buscamos nada que no sea sólo perjudicar en un sentido meramente deportivo al Barcelona", añadió. Y concluyó con una revelación sorprendente: "Ojo, también nos ha perjudicado a nosotros, aunque hemos creído que si la pelota circulaba muy rápido, no podríamos haberles sujetado tanto en su circulación de balón. Es una estrategia más".

"En invierno se siega una vez por semana y la hierba cortada apenas llena una papelera explica Jesús Navarro, responsable de instalaciones del Valladolid. En zonas de mar como Valencia, la hierba crece algo más. Respecto al agua, cuanto más cerca del partido se riega, más corre la pelota. Quienes dan ese tipo de instrucciones especiales son siempre los entrenadores".

El miércoles por la noche, durante la retransmisión del partido de Mestalla, Catalunya Ràdio informó de la presencia en el césped de "arena pintada de verde". El Valencia, según informa Salva Torres, niega "rotundamente" que el campo tuviera arena extra para dificultar el juego del Barça. "Es completamente falso", aseguran desde el club.