Archivo de Público
Viernes, 4 de Marzo de 2011

Rodillazo «brutal» y patadas «salvajes»

 

Tres testigos contradicen la versión del acusado de la muerte de Alvaro Ussía

Ó. LÓPEZ-FONSECA ·04/03/2011 - 08:00h

Ó. LÓPEZ-FONSECA -

Los tres testigos que declararon ayer en el juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Madrid por la muerte del joven Álvaro Ussía a las puertas de la discoteca Balcón de Rosales pusieron en entredicho tanto la versión del principal acusado, Antonio Sánchez, Pitoño, como la de los otros dos procesados, los porteros del local David Alonso y David Sancio.

Mientras estos negaron el miércoles, con importantes contradiciones entre sí, que agredieran a la víctima, los testimonios oídos ayer coincidieron en que Pitoño propinó a la víctima un rodillazo en el pecho, que un testigo calificó de "brutal", mientras Alonso y Sancio daban patadas "salvajes" a la víctima cuando yacía en el suelo.

El primero en declarar fue Diego Rovira, primo deUssía y que cuando sucedieron los hechos en noviembre de 2008 tenía 16 años de edad. Diego, que fue sometido por los abogados de la defensa a un intenso interrogatorio en busca de contradicciones, aseguró que vio a Pitoño dejarse caer de rodillas sobre su primo y que los otros dos procesados le pateaban: "Álvaro no pudo defenderse".

Rafael Lebrusán, el amigo de la víctima que estaba junto a él cuando sucedieron los hechos, recordó que todo se inició tras un pisotón accidental a una chica en la pista de baile. Lebrusán también habló de rodillazo y patadas, y aseguró que no pudo ayudar a su amigo: "Me lo impidieron [Alonso y Sancio]".

El último en declarar fue Fernando R., un joven que no conocía Ussía y que ayer afirmó que cuando intentó parar la agresión uno de los acusados le dijo: "Aléjate o te damos a ti".