Archivo de Público
Viernes, 4 de Marzo de 2011

La tragedia en riguroso directo

Álex de la Iglesia rueda en Cartagena La chispa de la vida', con José Mota y Salma Hayek

SARA BRITO ·04/03/2011 - 08:00h

La película cuenta la historia de un publicista en paro abandonado por todo el mundo.

Precisamente ayer, cuando los medios de comunicación visitaban el rodaje de La chispa de la vida, Álex de la Iglesia filmó una secuencia en la que el protagonista (Roberto, interpretado por José Mota) es entrevistado por una televisión. Inmovilizado en el suelo, a causa de una barra de hierro clavada en la cabeza, Mota tiene ecos de Omaira Sánchez, la niña colombiana atrapada con el lodo al cuello en el Nevado del Ruiz en 1985. También de los mineros de Chile. El circo mediático que se monta es el mismo. Dramas humanos extremos televisados en riguroso directo.

"Roberto está paralizado en una situación en la que si se mueve, muere. Es como la situación de crisis y desamparo en la que nos encontramos, en la que parece también que si nos movemos, morimos", apuntó De la Iglesia poco antes de arrancar otra jornada de maratón nocturno.

"Yo también me sentí con un hierro clavado en el cráneo"

Auge y caída

Roberto es un tipo en paro, un expublicista que había tocado el cielo cuando acuñó la célebre frase de "Coca-Cola, la chispa de la vida". Pero las cosas se han puesto feas y en un momento de desesperación decide regresar al hotel de Mérida donde pasó la luna de miel con su mujer (Salma Hayek) en busca de sosiego. Sin embargo, en lugar de un hotel, lo que encuentra es un museo levantado en torno a un teatro romano. Mientras pasea por las ruinas, tiene un accidente que lo deja paralizado en el suelo con una barra de hierro clavada en el cerebro. "Llega un momento en que ese es el menor de sus problemas", afirmó el director, para quien sus últimos momentos en la Academia tuvieron algo de esta situación. "Yo también me sentí como con un hierro clavado en el cráneo", confesó. Ahora está feliz, dice, de ser otra vez "sólo un director de cine".

Un director que afronta su rodaje más corto siete semanas, de las que lleva 3 y media y la primera película en la que el guión lo ha escrito otro, el americano RyanFeldman, responsable, por ejemplo, de Tango y Cash. "Es una escritura muy americana en el sentido de que no hay tiempos muertos, cada cosa que ocurre contribuye y conduce hacia un punto culminante", apuntó De la Iglesia. "Cuando Andrés Vicente Gómez [el productor] me lo envió tenía planeado centrarme en otros proyectos, como la adaptación del cómic La marca amarilla, pero lo que leí era buenísimo. Cuando me dijo que el protagonista iba a ser José Mota le dije adelante", confesó.

De la Iglesia se siente "feliz" por ser otra vez «un director de cine»

Sin embargo, por muy americano que sea el texto, el clásico exceso marca de la casa está también aquí. "Es un drama duro, donde utilizo la comedia para generar un contraste ácido", explicó. De la Iglesia ha metido mano a fondo en el guión. "No lo duden: esta es una película muy de autor", apuntaba Salma Hayek durante una de sus puntuales intervenciones en la rueda de prensa.

Entre Eurípides y Mercero

En efecto, del realizador es la idea de, por ejemplo, un cameo de Willy Toledo encarnándose a sí mismo, y más importante, la de emplazar el drama en un teatro romano para dar mayor resonancia a la estructura de tragedia clásica del filme. "Es una tragedia sobre el hombre moderno. Un tipo que no encuentra trabajo y atrapado en un mundo marcado por la noticia y la imagen", anunciaba De la Iglesia, que confesó estar rodando su película bajo la sombra de La cabina, de Mercero. "La tengo en la cabeza: la tragedia de un hombre atado a una situación imposible, pero en perfecto estado mental". La chispa de la vida es la combinación entre "Eurípides, Neil Simon, Esquilo y Berlanga", dijo.

El director vasco quiere estrenar a la vez en las salas y en internet

Para encarnar a este perdedor atado a una situación grotesca, puso al frente a un cómico novato en el séptimo arte. "Es un tesoro y el sueño de todo director: una persona con años de experiencia interpretativa pero que nunca ha trabajado en cine. Mota es lo mejor de la película, verlo actuar es un placer", contó el director.

Y ojo, porque quizás La chispa de la vida se vea antes en internet que en las salas de cine. "Cuando sea el productor de mis películas me ocuparé de que se estrenen en internet. De momento estoy intentando convencer a Andrés Vicente de que distribuyamos a la vez en salas y en internet", confesó De la Iglesia, que una vez más lanzó un guiño a los que abogan por el cambio: "Es nuestro trabajo adaptarnos".