Archivo de Público
Jueves, 3 de Marzo de 2011

Un atentado deja varios muertos en un mitin electoral en Nigeria

Un de los testigos, Sani Mohamed, ha explicado que se escuchó "un gran ruido" procedente de un autobús en el momento de la explosión

EFE ·03/03/2011 - 22:08h

Varias personas resultaron hoy muertas en un atentado con explosivos contra un mitin electoral en la localidad de Suleja, en las cercanías de Abuya, en Nigeria.

Según las fuentes, la explosión se produjo durante una concentración en una escuela pública de seguidores del gubernamental Partido Democrático Popular (PDP), que habían acudido a escuchar a un candidato a senador.

Algunos de los testigos y empleados de los servicios de urgencia estiman que el número de fallecidos a consecuencia de la explosión podría ascender a una docena y que los heridos podrían ser unos veinte.

Mientras, la Policía Nacional aseguró que los fallecidos en el atentado fueron tres y los heridos una veintena, y la Policía local confirmó a Efe el incidente pero no ofreció otros detalles.

Una fuente de la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias ha dicho que los heridos fueron trasladados al Hospital General de Suleja y el Hospital Clínico de Gwagwalada, en Abuya.

Unos de los testigos, Sani Mohamed, explicó que "un gran ruido" se escuchó procedente de un autobús aparcado en la orilla de la carretera cuando se produjo la explosión, que "dejó varios muertos en el acto".

Nigeria celebrará elecciones generales el próximo abril

"Vimos bastantes cuerpos sin vida alrededor del lugar de la explosión y bastante gente, incluidos algunos agentes de seguridad, heridos", ha indicado Mohamed.

La explosión se produjo poco después de que el gobernador local, Babangida Aliyu, abandonara la concentración del PDP.

Este ha sido el último atentado con explosivos a con un objetivo político en Nigeria, que celebrará comicios generales el próximo abril y que tiene una tradición de violencia electoral.

En la Nochebuena pasada también se registraron atentados con explosivos en el norte de Nigeria, en los que perdieron la vida al menos 80 personas y que, aparentemente, estaban dirigidos contra objetivos cristianos, aunque las investigaciones policiales todavía no han permitido determinar quiénes fueron los autores.

En Abuya, el día de Año Nuevo, también fueron atacadas unas instalaciones de recreo situadas en un cuartel militar, con una docena de muertos en el atentado.