Domingo, 13 de Enero de 2008

Emiratos da la bienvenida a Bush, pero dice que necesita desarrollo y no tensión

EFE ·13/01/2008 - 09:10h

EFE - El presidente de Estados Unidos, George W. Bush (c), hace fila en un buffet hoy, durante el desayuno en el cuartel general de la Quinta Flota de los Estados Unidos, en Manama, Bahráin, durante su gira por Oriente Medio.

Emiratos Árabes Unidos (EAU) ha dado la bienvenida al presidente de EEUU, George W. Bush, que llega hoy a este país del Golfo Pérsico, pero ha manifestado que la región árabe necesita ayuda para el desarrollo económico, y no tensión.

Bush tiene previsto aterrizar en Abu Dhabi antes del mediodía, procedente del vecino Bahrein, en el marco de una gira que realiza por el Oriente Medio y el Golfo Pérsico, en la que ha visitado también Israel, Cisjordania y Kuwait.

En Emiratos, uno de los estrechos aliados árabes de EEUU, sus conversaciones se centrarán, al igual que en las capitales que ha visitado hasta ahora, en el proceso de paz en Oriente Medio, el programa nuclear iraní, la seguridad del Golfo y las crisis en Irak y el Líbano.

Además de reunirse con el presidente emiratí, jeque Jalifa bin Zayed al Nahiyan, Bush pronunciará hoy un discurso en Abu Dhabi, y realizará mañana una breve visita a Dubai, la capital comercial de EAU, antes de continuar viaje en Arabia Saudí y Egipto.

El ministro emiratí de Asuntos Exteriores, jeque Abdala bin Zayed Al Nahiyan, ha calificado de "histórico" la visita de Bush en este país, y elogió las "sólidas" relaciones con Washington en los ámbitos político, económico, militar y cultural.

El jeque Abdala, citado por los medios de comunicación locales, destacó que EAU es el socio comercial más importante de Washington en la región, y cifró en 13.000 millones de dólares (8.800 millones de euros) el volumen del intercambio comercial entre los dos países en 2006.

Asimismo, alabó el papel desempeñado por EEUU "en favor de la seguridad y la estabilidad de Oriente Medio y para la creación de un Estado palestino independiente", mientras recordó que Emiratos es un socio de Washington en la guerra contra el terrorismo.

Las autoridades emiratíes insinuaron, sin embargo, que tanto Emiratos como los demás estados árabes se centran más en el desarrollo económico que en cuestiones militares, en alusión a su oposición a los planes de Bush de pedir su ayuda contra Irán.

"Creemos en que la ayuda en la construcción de una fuerte economía regional es el mejor medio para conseguir una permanente estabilidad social en Oriente Medio", dijo el jeque Mohamad bin Rached al Maktum, el vicepresidente emiratí.

El jeque Mohamad, quien es también primer ministro de EAU y gobernante de Dubai, consideró que los árabes quieren centrarse en la enseñanza y en la creación de oportunidades de trabajo, ya que sólo en el mundo árabe "hay 80 millones de jóvenes sin trabajo".

"La enseñanza y el trabajo son la base para construir un mundo más seguro, y si trabajamos por ellos, habrá cada día menos jóvenes decepcionados y disminuirán los que están dispuestos a adoptar ideas radicales", agregó el jeque Mohamad en un artículo que publica hoy el diario local "Al Bayan".

Durante su gira por Oriente Medio, que inició el pasado miércoles en Israel, Bush lanzó nuevas advertencias a Irán, y acusó a Teherán de ser "una amenaza para el mundo" por su programa nuclear, y de apoyar con armas y entrenamiento a las milicias insurgentes en Irak.

Los EAU, y sus socios del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) -Arabia Saudí, Qatar, Kuwait, Bahrein y Omán- han manifestado repetidamente que apoyan una solución pacífica al contencioso por el programa atómico iraní, ya que un eventual conflicto bélico dañaría sus economías, que dependen de la venta del petróleo, y acabaría con sus planes de desarrollo.