Archivo de Público
Jueves, 3 de Marzo de 2011

Las cinco conexiones entre Sortu y ETA que observa el Gobierno

En los papeles de Susper aparece que Sonia Respaldiza, una de sus promotoras, intentó incorporarse al comando armado de la banda

EFE ·03/03/2011 - 13:40h

HUMBERTO BILBAO - Sonia Respaldiza en la presentación de Sortu a los medios en febrero.

La demanda presentada este jueves en el Tribunal Supremo por la Abogacía del Estado para que Sortu no sea inscrito en el registro de partidos políticos incluye, entre otros indicios que acreditarían que la formación está al servicio de ETA, cinco "conexiones directas" con la banda terrorista.

Entre ellas, figuran la aparición en los documentos intervenidos al dirigente etarra Ibon Fernández Iradi, Susper, del nombre de una de las promotoras de Sortu "como persona que ha estado en conversaciones para entrar en ETA" o el hecho de que otro de los promotores sea titular de una cuenta bancaria utilizada para el depósito de fondos destinados a ayudar a presos de la banda.

La que sigue es una relación de esas cinco "conexiones directas" de Sortu con ETA:

- La conversación mantenida en prisión entre el abogado navarro José María Compains, integrante del grupo promotor de Sortu, y su hijo Eneko, miembro del aparato político de ETA, Ekin, que en un momento dado, e identificando a Batasuna con esta última organización, dice: "Les tenemos donde queríamos".

- El nombre de Sonia Respaldiza Bombín, miembro también del grupo promotor de Sortu, aparece citado en los documentos intervenidos a Susper, ex jefe militar de ETA, donde se menciona que su incorporación a la banda "podría incluir hasta su integración en un comando armado ('dar leña')".

Esto evidencia, según la Abogacía, el "alto grado de radicalidad" que Respaldiza -una de las diez personas que presentó públicamente Sortu en Bilbao el pasado 8 de febrero- "habría mostrado ante los miembros de ETA encargados de la captación de nuevos integrantes".

- La asistencia de los abogados Iñaki Goyoaga Llano y Arantza Zulueta -de la que el Gobierno dice que "durante muchos años ha sido una de las más estrechas y fieles colaboradoras de ETA y con una gran ascendencia entre las distintas organizaciones del entramado etarra"- al acto de presentación de Sortu en el Palacio Euskalduna de Bilbao del pasado 7 de febrero. Ambos letrados se encuentran actualmente en libertad bajo fianza acusados de formar parte de Halboka, la estructura creada por ETA para controlar a su colectivo de presos, transmitirles consignas y evitar disidencias.

- Otro de los miembros del grupo promotor de Sortu, José Javier Artola, es titular de una cuenta bancaria en la Caja Laboral Popular que fue utilizada "para el depósito de fondos destinados a ayudar al colectivo de presos de la organización terrorista ETA", y concretamente a los procesados en el "macrosumario" 18/98.

Desde la cuenta, que se nutre con aportaciones de personas vinculadas a la Universidad, se transfirieron fondos a procesados como el dirigente de KAS (antecesora de Ekin) Xabier Alegría, Patxi Xabier Arregi Iparragirre, Olatz Altuna -condenada por la Audiencia Nacional como responsable de la Fundación Joxemi Zumalabe y absuelta luego por el Tribunal Supremo- o Mikel Iruskieta.

- Las personas que registraron los estatutos de Sortu en el Ministerio del Interior el pasado 9 de febrero se desplazaron a Madrid "utilizando vehículos alquilados por dos personas ligadas al complejo ETA-Batasuna, una de ellas condenada por delito continuado de terrorismo y actualmente procesada por integración en organización terrorista".