Archivo de Público
Jueves, 3 de Marzo de 2011

Los dos soldados de EEUU heridos un tiroteo en Fráncfort continúan en estado crítico

EFE ·03/03/2011 - 09:58h

EFE - Una furgoneta porta los cuerpos de dos soldados estadounidenses que resultaron muertos en un tiroteo, en el aeropuerto alemán de Fráncfort, ayer el 2 de marzo. Otras dos militares resultaron heridos de gravedad cuando un kosovar de 21 años disparó varias veces contra el autobús que transportaba soldados estadounidenses.

Los dos soldados de Estados Unidos que resultaron heridos en un tiroteo en el aeropuerto de Fráncfort, en el que murieron otros dos militares de ese país, continúan en estado crítico, informó hoy la policía local.

La fuente añadió que se desconocen aún las causas por las que el autor de los disparos, un joven de 21 años de origen kosovar que se encuentra detenido, asaltó el autobús militar en el que viajaban todas las víctimas.

Al parecer, el protagonista del tiroteo realizó un total de nueve disparos contra los ocupantes del autobús, un grupo de militares de las Fuerzas Aéreas estadounidenses que acaban de aterrizar en Fráncfort procedentes de su base en la localidad inglesa de Lakenheath.

Todos ellos forman parte de la policía militar de las Fuerzas Aéreas norteamericanas y se dirigían a la base aérea de EEUU en la localidad alemana de Ramstein, desde donde tenían previsto continuar viaje hacia Afganistán o Irak.

El autor de los disparos causó la muerte en el acto del conductor del autobús militar y de un soldado, así como heridas de gravedad a otros dos.

"Partimos de que se trata de un solo autor", dijo el portavoz policial ante las especulaciones de que en el ataque pudiesen haber colaborado otras personas, a la vez que señaló que no existe aún confirmación de que actuara por motivos políticos.

El joven kosovar fue detenido por la policía alemana poco después del ataque, cometido a las puertas de la terminal dos del aeropuerto internacional de Fráncfort, y se encuentra desde entonces en una comisaría para ser interrogado.

La policía de la capital financiera de Alemania ha formado una comisión investigadora especial a la que se han sumado agentes estadounidenses.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, lamentaron y condenaron el ataque nada mas ser informados sobre lo sucedido.

En una comparecencia en la sala de prensa de la Casa Blanca, Obama se declaró "entristecido" y "escandalizado" por ese ataque perpetrado en el aeropuerto alemán, si bien no quiso pronunciarse acerca de si se trata de un acto de terrorismo.

La canciller alemana, por su parte, se declaró en Berlín "conmocionada" por el incidente, expresó su "apoyo" y solidaridad a los familiares de las víctimas y a los ciudadanos estadounidenses en Alemania, en general, y aseguró que su Ejecutivo hará todo lo posible para que este suceso se aclare "rápidamente".

También el mandatario norteamericano aseguró que no ahorrará "ningún esfuerzo" para llevar a los responsables ante la Justicia e insistió en que su Gobierno se encuentra en estrecho contacto con las autoridades alemanas para esclarecer los hechos.

El Gobierno de Kosovo condenó "en los términos más duros" el tiroteo en el aeropuerto alemán y en un comunicado expresó sus "profundas condolencias" al pueblo estadounidense, así como a su Gobierno, al Ejército y a los familiares de las víctimas.