Archivo de Público
Miércoles, 2 de Marzo de 2011

Médicos exigen prohibir que los menores usen camas solares

Reuters ·02/03/2011 - 20:34h

Por Frederik Joelving

Los salones de bronceado de Estados Unidos deberían cerrar sus puertas a los menores para protegerlos del cáncer de piel, exigió un grupo de 60.000 pediatras a través de un comunicado.

Así, la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por su sigla en inglés) se unió a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la Academia Estadounidense de Dermatología y a otras instituciones que impulsan la prohibición.

"Hay más salones de bronceado en Estados Unidos que locales de Starbucks o McDonald's", dijo la doctora Sophie J. Balk, que colaboró en la redacción de la declaración. "Cada día reciben más de un millón de clientes", agregó

En el 2009, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, de la OMS, incluyó a las camas solares entre las causas del cáncer.

Está demostrado que quienes comienzan a usar camas solares antes de los 35 años tienen un 75 por ciento más riesgo de desarrollar melanoma, el cáncer de piel más mortal.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, cada año se diagnostican más de 1 millón de cánceres de piel en Estados Unidos; la mayoría por el sol.

Uno de cada 50 caucásicos desarrolla melanoma en algún momento de su vida y esa cifra creció en las últimas tres décadas. Cada año, 8.700 estadounidenses mueren por esa causa.

"Es un problema de salud pública muy importante", dijo Balk, pediatra del Hospital de Niños de Montefiore, Bronx. "Exigimos una ley que prohíba el acceso de menores a esos salones", declaró.

Distintas encuestas revelaron que casi un cuarto de los adolescentes blancos de Estados Unidos usaron camas solares por lo menos una vez y que muchos lo hacen regularmente.

"Las madres y las hijas tienden a ir juntas", dijo la doctora June K. Robinson, dermatóloga de la Northwestern University, Chicago, que no pertenece a la AAP pero integra la academia de dermatología. "Es como ir al salón de belleza", explicó.

Robinson comparó el bronceado con el cigarrillo y el alcohol. "Es prohibir elementos que afectan la salud de individuos que no pueden decidir de manera informada a esa edad", aseveró.

Once estados ya impusieron restricciones para menores, pero ninguna llega a los 18 años, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. En 31 estados se exige la autorización de los padres, pero Robinson opinó que ese requisito no demostró ser muy efectivo.

"El problema con esa autorización es que los hijos saben cómo convencer a sus padres para que los dejen ir", indicó.

La Asociación de Bronceado en Interiores, que representa a la industria, sostuvo que la intervención gubernamental no será posible.

"La decisión de si un adolescente puede o no broncearse es de los padres", dijo su director ejecutivo, John Overstreet. "Sería prematuro que el Gobierno vaya contra una industria formada principalmente por mujeres que tienen pequeños negocios que emplean a decenas de miles de personas", opinó.

La declaración de AAP, publicada en Pediatrics junto con un informe técnico, advierte también sobre el bronceado natural, incluidos los momentos de relax a la sombra entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.

La AAP recomienda protegerse del sol con prendas, gorros y cantidades generosas de protector solar (factor 15 o más) cada dos horas y después de nadar.

FUENTE: Pediatrics, del 2011.