Archivo de Público
Miércoles, 2 de Marzo de 2011

El acusado de la muerte de Ussía niega que le pusiera la rodilla en el pecho

EFE ·02/03/2011 - 13:46h

EFE - Pedro Colina, abogado de la familia del joven Álvaro Ussía, muerto el 15 de noviembre de 2008 en la puerta de la discoteca "El Balcón de Rosales", a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid, donde hoy comienza el juicio contra los tres porteros del local acusados del suceso y para los que el fiscal pide hasta 15 años de cárcel.

El principal acusado de la muerte de Álvaro Ussía, el portero de la discoteca madrileña "Balcón de Rosales" Antonio Sánchez, "Pitoño", ha dicho hoy que nunca puso la rodilla en el pecho del joven, como sostiene la acusación, y que si se acercó a él fue porque estaba "muy borracho e insultando a todo el mundo".

En la primera sesión del juicio que se celebra en la Audiencia de Madrid, "Pitoño", que ha asegurado que tiene formación como vigilante de seguridad y escolta privado, ha señalado que se enteró de la muerte de Ussía al día siguiente de los hechos, ocurridos el 15 de noviembre de 2008, ya que cuando abandonó la discoteca el joven estaba inconsciente y siendo atendido por el SAMUR.

El acusado, de 35 años, ha manifestado que se acercó a Ussía "para hacer un bien y evitar una reyerta" porque estaba discutiendo con un amigo en el exterior de la discoteca y había empezado a insultar a un grupo de jóvenes que llegaba al local.

Ha añadido que en ese momento Álvaro resbaló, se agarró a él y cayeron juntos al suelo.

A preguntas de las acusaciones ha comentado que en la época del suceso, como ahora, pesa alrededor de 95 kilos.

Según la versión de "Pitoño", para quien la Fiscalía solicita 15 años de prisión por un delito de homicidio, y que ha insistido en que no se apoyó contra el pecho de Ussía -"tenía una rodilla flexionada y la otra en el suelo" ha dicho-, éste pasó en un instante de estar muy nervioso "a sufrir arcadas y echar bilis por la boca".

Después se acercaron a la víctima unos jóvenes que decían que eran de la Cruz Roja, quienes atendieron a Álvaro antes de que llegara una ambulancia del SAMUR que había sido llamada por móvil por otras personas, ha afirmado "Pitoño", quien solo vio "las luces" de la ambulancia.

La Fiscalía sostiene que Sánchez, ayudado por los otros dos acusados y valiéndose de una zancadilla, tiró a Álvaro al suelo boca arriba para a continuación, de forma intencionada y siendo consciente de que con ello podía provocarle la muerte, tirarse de rodillas sobre el pecho del joven y mantenerse en esa posición hasta provocarle una rotura traumática del corazón.

Por su parte, David Sancio, que se enfrenta a 13 años de prisión como cooperador necesario en el homicidio de Ussía, ha contradicho la declaración de "Pitoño" asegurando que le vio dar un golpe en el tobillo a la víctima.

Una vez en el suelo los dos, forcejearon mientras "Pitoño" tenía una rodilla en el pecho de Álvaro, al que le dio "unas bofetadas", ha manifestado Sancio, que llevaba seis meses trabajando en el "Balcón de Rosales" como "portero recibidor".

Si en una primera declaración dijo que Antonio Sánchez "se había tirado a plomo" sobre Álvaro, ahora ha rectificado porque, "realmente", no lo vio.

Sancio ha comentado desconocer los motivos por los que Álvaro fue expulsado de la sala junto a otro amigo suyo, y que no puede asegurar si aquél estaba borracho porque considera que una persona bebida balbucea o se tambalea y, en cambio, el después fallecido profería insultos y estaba muy agitado.