Archivo de Público
Viernes, 4 de Marzo de 2011

Cartagena de Indias, ¿es real o imaginaria?

Una nueva ruta turística recorre los lugares inventados por García Márquez y los escenarios reales de algunas de sus novelas.

IGNACIO BAZARRA/EFE ·04/03/2011 - 08:29h

Oficina del Festival Internacional de Cine, con la famosa estatuilla de la India Catalina a sus puertas / © Turismo de Cartagena.

Los soportales, jardines, casas y escondites que vivieron los amores contrariados de Florentino Ariza y Fermina Daza en El amor en los tiempos del cólera forman parte de la ruta La Cartagena de García Márquez. Historias reales e imaginarias, un nuevo paseo literario que permite visitar los lugares imaginarios del Nobel colombiano, así como los escenarios reales de algunas de sus novelas. El itinerario también lleva al convento donde ingresara la niña Sierva María en Del amor y otros demonios o a la casa de su padre, el extraño marqués de Casalduero, además de otros lugares vinculados a la literatura y la historia personal de García Márquez.

Estas dos obras fueron escritas por el Nobel de Literatura durante sus visitas en los años 80 y 90 a Cartagena, ciudad a la que había llegado por primera vez en 1948, huyendo del ‘Bogotazo', para continuar sus estudios de Derecho.

Aracataca o el Portal de los Mercaderes son algunas de las 35  estaciones de esta ruta de unas cuatro horas

El proyecto de crear esta ruta literaria y turística supone la materialización de una costumbre que inició hace ocho años Jaime García Márquez, hermano del escritor, quien como directivo de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) se ofrecía a acompañar "con mucho cariño" a los estudiantes y periodistas que acudían a Cartagena a conocer los lugares relacionados con la vida y obra de su hermano.

Tanto es así que Jaime recibió un encargo de la Unesco, por 300 dólares, para escribir un artículo sobre la Cartagena de Gabo, tarea para el que él mismo subcontrató a su mujer y a su hija Patricia.

Esta investigación desarrollada por la familia García Márquez y esta experiencia personal han terminado convirtiéndose en una ruta turística que, según sus organizadores, pretende asociar el nombre de Cartagena a García Márquez, como lo está Dickens a Londres, Balzac a París o Picasso a Málaga.

La relación entre Gabo y Cartagena es la historia de un enamoramiento que ha durado muchas décadas y esta ruta es un vehículo formidable para difundir culturalmente Cartagena, ya de por sí conocida en todo el mundo por su arquitectura, sus playas y su historia.

El amor de García Márquez por Cartagena se expresa en una frase suya que preside la ruta: "Me bastó dar un paso dentro de la muralla, para verla en toda su grandeza a la luz malva de las seis de la tarde, y no pude reprimir el sentimiento de haber vuelto a nacer".

El itinerario, que necesita una dedicación de unas cuatro horas e incluye un mapa y una audioguía en inglés y español, tiene 35 estaciones y recorre lugares tan sugerentes para los seguidores de la obra del Nobel como Aracataca, el Portal de los Mercaderes o los románticos buques de vapor.