Archivo de Público
Miércoles, 2 de Marzo de 2011

Rajoy reivindica la Ley de Dependencia que el PP boicoteó

Trata de arrebatar la bandera de la política social a la izquierda y dice que él "nunca" congelará las pensiones

MARÍA JESÚS GÜEMES ·02/03/2011 - 01:00h

Se acercan las elecciones. Rajoy exhibe su cara más moderada. El PP se vanagloria de ser el partido de los trabajadores y, desde ayer, también el de las personas mayores porque "nunca" congelará las pensiones" y hará "una política económica para generar empleo, de modo que la Ley de Dependencia no se convierta en papel mojado". Fueron los dos compromisos que adquirió Mariano Rajoy durante su discurso en la Conferencia Europea de Mayores en Ciudad Real.

El presidente de los conservadores se mostró a favor de que las prestaciones que se den a los ciudadanos se puedan ofrecer tanto desde el ámbito público como desde el privado. Pero afirmó que su partido cree en una educación y una sanidad "pública, universal y gratuita" y se siente "orgulloso" de los pilares del Estado del bienestar. "No los ha inventado la izquierda. El origen está en los conservadores y los democristianos", indicó tratando de arrebatar esa bandera. Obvió que, en el siglo XX, la mayoría de los países que impulsaron las políticas sociales estaban en manos de partidos socialdemócratas.

El jefe de la oposición atribuye el origen del Estado del bienestar a los conservadores

Rajoy se dirigió a sus militantes con la intención de "desmitificar y poner en evidencia" algunos de los asuntos de los que hace gala la izquierda "sin razón y, lo que es peor, sin resultados". Como ejemplo puso la Ley de Dependencia. Aseguró que con él al frente del Gobierno el sistema "recibirá la aportación a la que Zapatero se ha comprometido y no ha hecho", de modo que las comunidades han tenido que asumirlo con "muchísimas dificultades". Y denunció que en España se ha realizado con este tema "mucha demagogia". De cómo su partido boicoteó su aplicación en aquellos territorios donde gobierna, ni una palabra.

Al contrario. Explicó que el PP pretende "armonizar" el sistema para que funcione. "No queremos 17 leyes diferentes. Queremos que los servicios prestados sean equitativos y de calidad para todos los españoles", reivindicó. También pidió que los baremos de evaluación sean "iguales" en todas las autonomías, pasando por alto que la clasificación de los grados de dependencia está unificada por real decreto.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, también puso su grano de arena al defender que su partido podía "presumir" de hacer "lo indecible" por garantizar la Ley de Dependencia allá donde le corresponde. Nada más lejos de la realidad porque precisamente Madrid, País Valencià y la Región de Murcia, feudos de la derecha, son los que están a la cola en su atención.

Cospedal: «El PP hace lo indecible por garantizar esta prestación»

La reivindicación del PP sonó en cualquier caso a promesa electoral. Algunos dirigentes conservadores reconocen en privado que si llegan al Gobierno van a encontrarse con un panorama muy complicado y no descartan tener que acometer nuevos recortes sociales. Cuando a Rajoy se le pregunta si es partidario de implantar el copago sanitario, él lo rechaza tajantemente. Pero más de uno confiesa que el PP, o los socialistas antes de que acabe la legislatura, se pueden ver abocados a ello para salir de la crisis.

En cualquier caso eso no desvió ayer a la derecha de su objetivo, que no es otro que captar votos entre los pensionistas. "Somos un partido comprometido y volcado con los mayores", proclamó Cospedal. Rajoy la secundó: "Los abuelos se han convertido en los héroes sociales de nuestro tiempo".

"En su hoja de servicios"

El líder del PP aprovechó ayer también para pagar a Zapatero con su misma moneda. Rajoy siempre ha lamentado que el presidente del Gobierno le reprochara que durante la etapa de José María Aznar congelase el sueldo a los funcionarios. Por eso acusó al jefe del Ejecutivo socialista de ser el responsable de los "mayores recortes sociales" de la historia de la democracia. "En su hoja de servicio siempre quedará que fue el primer presidente en congelar las pensiones de una forma injusta", subrayó.

Rajoy volvió a pisar ayer Ciudad Real por séptima vez en tres meses. Esta provincia es decisiva en caso de empate y el PP quiere arrebatar a toda costa Castilla-La Mancha al PSOE. Su secretario de Organización, Marcelino Iglesias, pidió al líder del PP que "tome ejemplo" de la gestión de José María Barreda en la región, porque curiosamente es la comunidad que mejor aplica la Ley de Dependencia "de toda España".