Archivo de Público
Miércoles, 2 de Marzo de 2011

Encuentros con Gobierno y oposición en Túnez

Zapatero se convierte hoy en el primer líder de Occidente que visita Túnez tras las revueltas

G. L. A. ·02/03/2011 - 01:00h

José Luis Rodríguez Zapatero mantiene su viaje de hoy a Túnez, a pesar de la inestabilidad de la situación y de los cambios en el Gobierno interino, donde el primer ministro ha sido sustituido por un nuevo dirigente político, de 84 años, que ayer aún no había tomado posesión del cargo.

Fuentes gubernamentales restaron importancia a esta circunstancia al entender que la entrevista con el primer ministro tendrá, ahora y antes, "un carácter testimonial".

El Gobierno español concede más importancia a las entrevistas que Zapatero tiene previsto celebrar con representantes de la oposición política y de la sociedad civil, en un momento crucial, aquel en el que "están en la fase de hacer la hoja de ruta" hacia el cambio político. Zapatero, según destacan fuentes gubernamentales, ha sido uno de los dirigentes occidentales que menos relación mantuvo con Ben Alí, el dictador depuesto.

Una relación "muy fría"

Aunque en su primera gira por la zona, tras su llegada a la Presidencia del Gobierno, incluyó una visita a Túnez, se mantuvo una "relación muy fría" y nunca se llegó a celebrar una reunión de alto nivel ministerial. En una breve comparecencia tras visitar la feria alimentaria que se celebra en los Emiratos Árabes Unidos, Zapatero destacó que los países europeos "están apoyando con responsabilidad los procesos de cambio" en la zona. Su propósito fundamental, según dijo, "es escuchar cómo es el proceso [democratizador] y darle apoyo", así como "ayudar" en la medida en que "la Transición española es un modelo en muchos lugares". Agregó que también existe disposición a "explorar las posibilidades de ayuda a la recuperación económica". "Tenemos que estar ahí y España va a estar", aseguró Zapatero.

El Gobierno español, según fuentes diplomáticas, considera que no se puede repetir lo que está ocurriendo en Egipto, donde la situación se caracteriza por "la incertidumbre".