Archivo de Público
Miércoles, 2 de Marzo de 2011

El Gobierno vasco insta a Sortu a alabar los arrestos

Ares advierte de que el nuevo partido "debe pronunciarse ante actos terroristas si quiere ser creíble"

GUILLERMO MALAINA ·02/03/2011 - 01:00h

El Gobierno vasco, el Partido Socialista de Euskadi (PSE) y el PP vasco aprovecharon ayer la operación policial contra ETA en Vizcaya para dirigir su atención a la izquierda abertzale y, en concreto, a su nuevo partido, Sortu. El consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, consideró que sus promotores "deben pronunciarse ante actos terroristas si quieren ser creíbles".

La apelación del Ejecutivo de Patxi López se produce cuando la Fiscalía General y la Abogacía del Estado están a punto de demandar al Tribunal Supremo que prohíba la inscripción legal de Sortu. Con distintos matices, socialistas y conservadores vascos creen que la izquierda abertzale ilegalizada aún no ha demostrado con "hechos" su ruptura con ETA, pese a que los estatutos de Sortu recogen que rechaza "abiertamente y sin ambages" la violencia de la banda. El documento fundacional también prevé la expulsión de los militantes que pudiesen apoyar la violencia.

El PNV insiste en que no es lo mismo ETA que la izquierda abertzale

La redacción de los estatutos, comparable a los de cualquier partido legal, es insuficiente aún para el Gobierno vasco, que viene modulando su discurso desde que Rufi Etxeberria e Iñigo Iruin presentaron el documento el 7 de febrero en Bilbao. A los pocos días del acto, el propio consejero vasco de Interior dijo creer que la ilegalizada Batasuna había tomado "la decisión de alejarse definitivamente de la violencia para hacer política". Y después agregó: "Son ellos los que tienen que despejar las dudas que existen en la ciudadanía sobre sus propósitos".

"Repulsa a actos terroristas"

Así, al hilo ayer del arresto de cuatro presuntos miembros de ETA en Vizcaya, Rodolfo Ares compareció después del habitual Consejo de Gobierno de los martes para asegurar que Sortu tiene "una magnífica oportunidad para fijar su posición de rechazo y repulsa sobre los actos terroristas".

Los firmantes del Acuerdo de Gernika por ahora no se han pronunciado

ETA mantiene un cese de "acciones armadas ofensivas" desde el pasado 5 de septiembre y un alto el fuego "general, permanente y verificable" desde el 10 de enero. El consejero vasco del Interior señaló al respecto que la operación policial demuestra que el Gobierno no ha variado ni un ápice su política antiterrorista.

El portavoz de la Ejecutiva del PSE, José Antonio Pastor, dijo en la misma línea que si Sortu "apuesta verdaderamente por la paz, no debe desperdiciar la oportunidad de mostrar su alegría por las detenciones". El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, fue más allá y sostuvo que "todas las desconfianzas planteadas sobre Sortu-Batasuna son absolutamente racionales".

El PNV no compartió el discurso del PSE y del PP. El presidente nacionalista, Iñigo Urkullu, diferenció ETA de lo que es la izquierda abertzale y dijo que "a ETA y a quienes pueden estar ligados a ETA, el PNV les pide un único esfuerzo: que cese definitivamente". El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, dijo en la misma línea que la operación policial era una "buena noticia", pero rechazó que pueda influir en el proceso de Sortu, ya que, a su juicio, ha hecho declaraciones "inequívocas" de rechazo a la violencia de ETA.

Como el PNV, el portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, también se felicitó por los arrestos sin relacionar Sortu con ETA.

Las principales fuerzas firmantes del Acuerdo de Gernika (izquierda abertzale, Aralar, EA y Alternatiba), que reclamaron el alto el fuego de ETA "como expresión de voluntad para un definitivo abandono de su actividad armada", no se han pronunciado por el momento.