Sábado, 12 de Enero de 2008

Padilla: el Ave Fénix del deporte

Subió a lo más alto con Martín Fiz e Indurain. Conoció la sombra del dopaje con Gurpegi. Ahora vuelve al ciclismo asesorando al Benfica de Lisboa.

IGNACIO ROMO ·12/01/2008 - 22:25h

El doctor Sabino Padilla.

El doctor Padilla cambia de vida. Después de toda una vida dedicada al deporte de élite, el médico de Otxandiano, hombre reservado y hasta misterioso, dirige ahora la preparación médica de un equipo ciclista modesto, el Benfica portugués. Su vida personal ha cambiado y su vida profesional, también. Su controvertido paso por el Athletic de Bilbao pasa a la historia. Es tiempo de cambios para este médico vasco que reside en Cantabria y ahora trabaja para Portugal.

Sabino es uno de los grandes sabios del rendimiento físico. Basta con asomarse a sus publicaciones en las mejores revistas médicas internacionales. Sus conocimientos en Fisiología del Ejercicio,  perfeccionados durante sus estudios con investigadores franceses a finales de los años ochenta ayudaron a potenciar los resultados de muchos deportistas de élite. Ahora acaba de abandonar el deporte español.

En realidad, la vuelta de Padilla al ciclismo parece el regreso del hijo pródigo. Su paso por el mundo del fútbol  no le ha reportado mucho a su prestigio científico (algún trabajo acerca de la creatina y poco más) porque los médicos del balompié viven muy asomados a la Traumatología. Pero sí dañó su prestigio. Después de casi una década en el ciclismo sin sufrir el estigma del dopaje, el positivo de Gurpegi con nandrolona le afectó. La estrategia adoptada para la defensa del caso nunca fue la adecuada.

Benfica, una historia accidentada

A pesar de que se ha criticado su último movimiento profesional, el cambio cuenta con toda la lógica. Supone una vuelta al ciclismo sin demasiada presión, sigilosa y por la puerta de atrás. Sabino sabe más de ciclismo que de fútbol y el deporte de la bicicleta le gusta mucho más.

El Benfica portugués cuenta con una historia curiosa. Nació hace siete años y desapareció al año siguiente. Como si se tratara del Ave Fénix , que resurgía en su nido de sus propias cenizas, el Benfica volvió a nacer el año pasado. Sufrió el dopaje de Pecharromán y buscaban médico nuevo.

El calendario portugués de ciclismo es muy reducido, lo que no requiere la presencia continuada de Padilla en el pais vecino. Apenas 72 días de competición en los que lo más importante es la Vuelta al Algarve, en febrero y la Vuelta a Portugal, en agosto.

Sabino, también con cambios recientes en su vida personal, sigue residiendo en Cantabria. Desde su domicilio coordinará los planes de entrenamiento del Benfica y aplicará los métodos ensayados con Fiz, Indurain y Arantxa Sánchez Vicario.

Los ciclistas portugueses ya saben a qué atenerse. Ciencia de alta calidad, tests de lactatos, nutrición a base de hidratos de carbono, restricción de la ingesta de carne y suplementación a base de creatina. Un equipo ciclista de segunda fila asiste al renacimiento del Ave Fénix del deporte.