Sábado, 12 de Enero de 2008

Soria vincula la ofensiva antiabortista con las elecciones

Felipe González y Gaspar Llamazares apostaron ayer por una ley de plazos

PÚBLICO ·12/01/2008 - 22:26h

La citación a declarar de al menos 28 mujeres que abortaron en la clínica madrileña Isadora ha dejado indiferentes a muy pocos. Desde el ministro de Sanidad, Bernat Soria, al ex presidente del Gobierno Felipe González, pasando por el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, mostraron ayer su opinión sobre la situación.

Soria mostró su sorpresa durante un acto en Barcelona por que “algo que ocurre desde hace 20 años salga ahora con virulencia, a dos meses de las elecciones, cuando diferentes gobiernos han procurado salvaguardar el ejercicio de una prestación sanitaria”, recogió Efe. Lo hizo tras afirmar que la justicia “tiene que seguir su camino”. El titular de Sanidad respondía así a las preguntas sobre la investigación judicial abierta sobre presuntas irregularidades en los abortos que realiza la clínica Isadora.

El ex presidente del Gobierno Felipe González tampoco se quedó callado. En una entrevista concedida al programa A vivir que son dos días, de la Cadena SER, señaló que si bien “nadie es partidario del aborto, el problema es que hay que regular situaciones en las que la mujer tiene derecho a decidir”.Y añadió que sería conveniente “una ley de plazos, con un protocolo de aplicación, susceptible de interpretación”.

Ley de plazos

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, también reclamó ayer una reforma de la ley. Durante un acto en Valladolid, recordó que IU llevará en el programa electoral una propuesta de Ley de Plazos: “Dará garantías plenas en las primeras 14 semanas para el ejercicio del aborto, sin ningún tipo de restricciones”.

El dirigente de IU se refirió a las “persecuciones y caza de brujas tanto a las clínicas abortivas como a las mujeres que ejercen su derecho a la libre maternidad”, de las que culpó a los “sectores ultraconservadores de los teocon después de la reciente movilización o asonada clerical”.

Por otro lado, el Centro Jurídico Tomás Moro, en nombre de la plataforma ultracatólica La Vida Importa, señaló que los inspectores de la Dirección General de Salud Pública y Alimentación de la Comunidad de Madrid encontraron en Isadora residuos humanos con restos de más de 100 fetos. Marisa Castro, portavoz de la clínica, asegura que un informe forense demostró que los restos pertenecían a fetos de menos de 22 semanas. Por eso, calificó la investigación de “persecución política”.