Archivo de Público
Martes, 1 de Marzo de 2011

Gadafi, cada vez más acosado, intenta negociar con los rebeldes

EFE ·01/03/2011 - 07:51h

EFE - Hakim al-Raqeb, uno de los líderes de la rebelión, participa en una protesta ayer en Al-bayda (Libia). Las agencias de Naciones Unidas están preparadas para hacer frente a cualquier eventualidad humanitaria que surja de la rebelión popular contra el régimen de Muamar el Gadafi en Libia, dijo la subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos.

El líder libio, Muamar el Gadafi, encargó ayer al responsable de sus servicios secretos en el exterior, Buzid Durda, que dialogue con los dirigentes rebeldes de la parte oriental del país, informó el canal de televisión catarí Al Yazira.

Según un corresponsal de la cadena, Gadafi intenta abrir canales de contacto con los jefes de las tribus, pero éstos han rechazado negociar con él.

Decenas de personas continuaban concentradas en la plaza de los Juzgados de Bengasi para exigir la caída de Gadafi, mientras la vida empieza a mostrar algunos signos de normalidad en esta ciudad, controlada por la oposición rebelde.

Pero, el líder libio no se resigna y un avión de sus fuerzas aéreas fieles bombardeó un depósito de armas cerca del cuartel de Hania, en la región de Edjibiya, a unos 200 kilómetros al oeste de Bengasi, la segunda ciudad del país, bajo control de los rebeldes, informó un corresponsal de la cadena catarí Al Yazira.

También, dos helicópteros de las fuerzas leales a Gadafi fueron derribados cerca de Misrata, a unos 200 kilómetros al este de Trípoli, afirmó el abogado Abdel Baset Merziq a la cadena de televisión Al Arabiya.

Merziq dijo que el primer helicóptero fue abatido antes de disparar, pero el segundo logró lanzar tres misiles, que no causaron víctimas, antes de ser derribado cerca de Misrata, la tercera ciudad del país, en poder de los rebeldes.

Gadafi afirmó ayer que su gente le ama y morirá para protegerle, en una entrevista con la periodista de la cadena estadounidense ABC Christiane Amanpour, la primera con un medio occidental desde que se iniciaron las revueltas.

Durante la entrevista, Gadafi culpó del levantamiento popular en Libia a Al-Qaeda y dijo textualmente: "estoy sorprendido de que tengamos una alianza con Occidente para luchar contra Al Qaeda y ahora que estamos combatiendo a los terroristas nos abandonan".

"Quizá lo que quieren es ocupar Libia", agregó el líder libio, que lleva más de 41 años en el poder.

Asimismo, calificó al presidente de EEUU, Barack Obama, de "buena persona", pero al que quizá se le ha dado "información equivocada".

Gadafi afirmó también sentirse "traicionado" por las Naciones Unidas.

El líder libio está cada día más acosado desde dentro y desde fuera de su país. Ayer, la UE, que aprobó sanciones económicas y militares contra el régimen de Gadafi, consideró que el impacto de las revueltas no afectará a su suministro energético.

Los Veintisiete respaldaron las medidas que adoptó la ONU el fin de semana, embargo a la exportación de armas, congelación en territorio comunitario de los activos de Gadafi y su entorno y prohibición de visados para entrar en la UE.

Las autoridades estadounidenses han congelado ya 30.000 millones de dólares de activos libios bajo jurisdicción de EEUU, como parte del programa de sanciones a Trípoli, informó el Departamento del Tesoro.

La Comisión Europea aseguró que la mayor parte de los campos de petróleo de Libia ya no están en manos del régimen de Gadafi y que las actividades de producción de gas y petróleo en el país se reanudarán en los próximos días, dijo en rueda de prensa el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger.

El fiscal general de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno Ocampo, anunció que ha iniciado un examen preliminar sobre supuestos crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos en Libia.

El fiscal adelantó en una rueda de prensa que espera decidir "esta semana" si abre una investigación formal, lo que pondría a Gadafi en el punto de mira del organismo judicial de la ONU.

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, admitió que la opción de declarar una zona de exclusión aérea sobre Libia para acabar con la represión por parte del régimen de Gadafi "está sobre la mesa", entre otras medidas.

Clinton conversó acerca de éstas y otras posibles acciones con sus colegas de países europeos, reunidos en Ginebra en el marco del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

La secretaria de Estado explicó que la zona de exclusión aérea es una de las opciones que se barajan para poder "presionar al régimen" de Gadafi y que hay "un número de acciones potenciales" que podrían aplicarse en los próximos días, "especialmente del lado europeo".

El exilio del líder libio "es una posibilidad" para poner fin a la crisis del país norteafricano, apuntó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en declaraciones a la prensa antes de la reunión del presidente de EEUU, Barack Obama, con el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, para tratar la situación en Libia.

Respecto a los otros países árabes implicados en convulsiones sociales, destacan en Túnez las dimisiones de los ministros de Industria, Aziz Chalabi, y de Cooperación Internacional, Mohamed Nuri Yuini, confirmaron a Efe fuentes gubernamentales.

En Egipto, la justicia ha comenzado a actuar contra el expresidente Hosni Mubarak y, de momento, ayer le prohibió salir del país y congeló todos sus bienes y cuentas bancarias, una medida que también afecta a su familia directa.

En cuanto a Irán, el fiscal general y portavoz del Poder Judicial, Gholam Husein Mohseni Ejei, confirmó que la Policía ha aislado a los líderes de la oposición reformista, Mir Husein Musaví y Mehdi Karrubí.

En declaraciones divulgadas por la agencia de noticias estatal Irna, el clérigo también advirtió a la población de que las fuerzas de Seguridad actuarán contra aquellos que salgan en los próximos días a la calle a protestar.

El gran ayatolá iraní Yusef Sanei, uno de los clérigos más influyentes de Irán, criticó con dureza al régimen por impedir que Husein y Karrubí, que al parecer han sido detenidos y se hallan en prisión, puedan defenderse públicamente y ante un tribunal.

"En los juzgados políticos del régimen de Sha, el último rey de Irán, al menos se permitía a los acusados defender su postura y su pensamiento", afirmó el gran ayatolá.

En Yemen, el presidente, Alí Abdalá Saleh, sometido a una fuerte presión política desde hace un mes, tendió hoy la mano a la oposición para formar un gobierno de unidad nacional, aunque se reservó las carteras más importantes.

De nada sirvió la oferta, porque la oposición rechazó cualquier posibilidad de sumarse a un gabinete de Saleh, y, por el contrario, insistió en mantenerse "al lado de la gente de la calle y de sus demandas".