Archivo de Público
Martes, 1 de Marzo de 2011

Tres horas y media para seleccionar a los 11 miembros del jurado del caso Ussía

Los tres porteros están acusados de causar la muerte del joven de 18 años con sus golpes a la salida de la madrileña discoteca 'El Balcón de Rosales' en 2008

EFE ·01/03/2011 - 06:18h

Después de tres horas y media y tras someterles a varias pruebas, la Audiencia Provincial de Madrid ha terminado de seleccionar a los 11 miembros (9 titulares y dos suplentes) del tribunal que deberán juzgar a los tres porteros de discoteca acusados de la muerte de Álvaro Ussía, el joven de 18 años que murió en 2008 tras salir del local madileño 'El Balcón de Rosales' que éstos vigilaban, informa Oscar López-Fonseca. La selección se ha llevado a cabo entre 33 candidatos.

En el banquillo de los acusados se sientan Antonio Sánchez, alias 'Pitoño', el único acusado que está en prisión provisional, así como David Alonso y David Sancio.

La madre y los dos hermanos de Álvaro Ussía no tienen previsto acudir al juicio, según han informado a Efe fuentes jurídicas, que han añadido que toda la familia del joven quiere que "se haga justicia" en la vista oral que se desarrollará hasta el 18 de marzo.

La Fiscalía, la acusación particular y la popular, ejercida esta última por la Asociación Sandra Palo para la Defensa de las Libertades, piden para Antonio Sánchez 15 años de cárcel como autor de un delito de homicidio con agravante de abuso de superioridad.

Rotura traumática del corazón

Para los otros dos procesados, David Alonso y David Sancio, las acusaciones solicitan 13 años de prisión por un delito de homicidio en concepto de cooperadores necesarios en la muerte de Ussía con la agravante de abuso de superioridad.

Los hechos se remontan a la madrugada del 15 de noviembre de 2008 cuando, según el escrito provisional del Ministerio Público, Álvaro Ussía fue expulsado a consecuencia de un leve incidente de la discoteca 'El Balcón de Rosales'.

Una vez en el exterior, se inició un cruce de insultos entre Ussía y los tres acusados, que trabajaban como porteros en esa discoteca, y uno de ellos, Antonio Sánchez, tiró a Álvaro al suelo boca arriba, se arrojó fuertemente de rodillas sobre su pecho y se mantuvo así mientras le seguía golpeando, lo que le provocó una rotura traumática del corazón.