Sábado, 12 de Enero de 2008

Rosa Díez se erige en líder de los "españoles sin complejos"

Su partido, UPyD, presentará candidatos en toda España

Ó. L. F. ·12/01/2008 - 20:31h

EFE - La ex socialista Rosa Díez, durante el acto de UPyD celebrado ayer en Madrid.

Con Fernando Savater pero sin Albert Boadella. Con Álvaro Pombo pero sin Vargas Llosa. Unión Progreso y Democracia (UPyD), el partido liderado por la ex socialista Rosa Díez, realizó ayer en Madrid su segundo gran acto, tras el de finales de septiembre que sirvió para presentar el partido. Tres meses y medio entre uno y otro que le ha servido para, según recalcaron ayer varios de sus dirigentes, conseguir 4.000 afiliados y completar las listas electorales con 700 candidatos. Un “milagro” en palabras de varios de los que intervinieron ayer ante un millar de seguidores en el madrileño Teatro Alcázar en la presentación oficial de sus cabezas de listas para la cita del 9 de marzo.

Allí estaban los últimos candidatos sorpresas de la formación, el escritor Álvaro Pombo –que aspira al puesto de Senador por Madrid– y el autodenominado “deportista-navegante” Álvaro de Marichalar, cabeza de lista por Soria. Junto a ellos, algunos de los rostros más conocidos de la iniciativa, como el filósofo Fernando Savater, Mikel Buesa y Carlos Martínez Gorriarán, así como medio centenar de rostros anónimos, de “españoles sin complejos”, como se encargó de recalcar su líder, Rosa Díez, que encabezarán el 9-M las listas de la formación.

Fue un acto de autoafirmación, sin grandes novedades en el discurso programático dado a conocer en septiembre, en el que Savater criticó el escaso interés que despierta en los medios de comunicación y en las escasas ayudas que están recibiendo de los bancos. Un acto en el que, como ocurrió en el de septiembre, la estrella fue la ex dirigente socialista vasca.

Acabar con los “privilegios”

Ésta no defraudó a sus fieles. Volvió a hablar de acabar con los “privilegios” de los nacionalismos, de recuperar los consensos de la Transición, de reformar la Constitución para recortar las competencias de las autonomías y de encabezar la “regeneración democrática”. En esta ocasión no habló de la bandera, pero sí hizo un alegato en defensa del español, “la lengua de todos”.

En un alarde de optimismo, aseguró que UPyD no sólo obtendrá representación, sino que contará con un número suficiente de diputados para formar grupo parlamentario y ser la bisagra que arrebate a los nacionalistas la llave de la gobernabilidad. Y todo ello, a pesar de que los sondeos electorales –incluida la reciente macroencuesta de Público– no contempla en ningún caso la posibilidad de que puedan conseguir un diputado. O, quizá, precisamente por ello.

Noticias Relacionadas