Sábado, 12 de Enero de 2008

La rehenes colombianas siguen en Venezuela donde la oposición critica el apoyo a las FARC

EFE ·12/01/2008 - 08:45h

EFE - De izquierda a derecha, la ex congresista colombiana Consuelo González, su hija María Fernanda Perdomo, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y la ex candidata a la Vicepresidencia de Colombia Clara Rojas, durante la ceremonia de recibimiento a las dos liberadas por la guerrilla de las FARC el pasado 10 de enro.

Las dos colombianas liberadas el jueves por las FARC tras seis años de secuestro siguen hoy en Venezuela, donde la oposición al presidente Hugo Chávez le critica que pidiera reconocimiento a esa guerrilla como fuerza irregular no terrorista.

Sobre esa petición a favor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la liberada ex parlamentaria Consuelo González, quien anunció que este domingo volverá a su país, sostuvo que no la conoce a fondo, pero que "cualquier acción que permita avanzar en la búsqueda de la paz y el entendimiento humanitario es válida".

Clara Rojas, la liberada ex compañera de la fórmula presidencial de Íngrid Betancourt, quien sigue secuestrada, dijo que aún no define la fecha de regreso a Bogotá, y sobre las FARC, apuntó que "en principio parecería ser una organización delictiva" que "mantiene a personas secuestradas", lo que reviste "delito de lesa humanidad".

Ambas ofrecieron la noche del viernes su primera rueda de prensa, por separado, en las cuales clamaron por la liberación de los demás secuestrados, por un canje humanitario de rehenes por guerrilleros presos, y revelaron las condiciones propias y ajenas de cautiverio, muchas veces con el encadenamiento de los plagiados, aseguraron.

"Ellos (los guerrilleros de las FARC) se dicen que son (parte de un) ejército del pueblo", pero "entrenan gente para secuestrar", recriminó Rojas, quien llamó al secuestro "violación total a la dignidad humana".

En esa condición tuvo por cesárea a su hijo Emmanuel en 2004, del cual fue separada poco después y quien ahora se encuentra en un albergue del estatal Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, en Bogotá, del que espera sacarlo próximamente.

Sobre el guerrillero padre del menor, dijo que pudo haber muerto, pero que en realidad no tiene información precisa y "ni siquiera si sabe que es el papá del niño".

La ex parlamentaria González reiteró a su vez que el secuestro "puede ser considerado como una especie de tortura", tildó a las FARC de "organización insurrecta al margen de la ley" y, aunque admitió que si bien personalmente no fue torturada ni encadenada, relató que "nos afectaba terriblemente ver a nuestros compañeros (asimismo secuestrados), amarrados a un palo al momento de dormir".

Para algunos dirigentes opositores a Chávez, su petición a favor de un reconocimiento internacional de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) como fuerzas beligerantes, constituye un paso previo a la autorización para que abran oficinas en Venezuela.

Timoteo Zambrano, responsable de Asuntos Internacionales del partido Un Solo Tiempo (UNT), dijo que Chávez "transita por el camino de abrir una oficina de las FARC y del ELN en Venezuela, toda vez que les da beligerancia, estatus político y reconocimiento".

Opinó que Chávez "se extralimita en la injerencia en Colombia" con su petición y recriminó que abogue a favor de "grupos narcoterroristas".

Adicionalmente, Carlos Ocariz, secretario general del también opositor partido Primero Justicia, reveló que envió una carta a la senadora colombiana Piedad Córdoba, apartada junto a Chávez por Bogotá del papel de mediadores que cumplían para un canje humanitario, para que interceda por los secuestrados venezolanos, "muchos retenidos en territorio colombiano", remarcó.

A la par, Manuel Rosales, el candidato de UNT derrotado por Chávez en las presidenciales de hace un año, manifestó que "sería bueno también que (los funcionarios gubernamentales) dijeran cuánto costó eso, cuántos millones de dólares entregaron a cambio" de la liberación de ambas mujeres.

"Debo decir con mucha sinceridad que el pueblo venezolano felicita bajo protesta al presidente Chávez y a Fidel Castro (gobernante de Cuba) por esta gestión que hicieron y que condujo a la liberación de dos personas, de las más de 700 vejadas, humilladas y maltratadas que tiene secuestradas la guerrilla colombiana", remarcó el también gobernador del estado de Zulia.