Archivo de Público
Viernes, 25 de Febrero de 2011

Estudio cuestiona beneficio de electroterapia de rodilla en casa

Reuters ·25/02/2011 - 17:45h

Por Amy Norton

Una terapia que brinda estimulación eléctrica de baja intensidad en las articulaciones de la rodilla con artritis no alivia el dolor ni la rigidez.

Un pequeño estudio, publicado en Arthritis & Rheumatism, revisó los efectos de la estimulación eléctrica pulsada (EEP) en 70 adultos con síntomas leves a moderados de artritis de rodilla.

Durante la sesión de EEP, se aplica vía electrodos en la piel un pulso eléctrico de baja intensidad (imperceptible) a la articulación de la rodilla con artritis.

Hay un solo dispositivo en el mercado aprobado para tratar la artritis de rodilla: Bionicare, que muchos pacientes utilizan en el hogar para la autoaplicación de electroterapia.

La EEP está dentro del término paraguas neuroestimulación eléctrica transcutánea (NEET), que los fisioterapeutas administran con un dispositivo pequeño para emitir una corriente eléctrica a través de la piel, lo que causa una sensación de hormigueo en la zona tratada.

Pero la EEP es distinta, según la autora principal del estudio, Robyn E. Fary, de la Curtin University, en Australia.

La principal diferencia es que la EEP no produce sensación alguna. LA NEET brindaría una analgesia pasajera mediante la estimulación nerviosa. Se desconoce cómo la EEP alivia el dolor. Según el fabricante de Bionicare, ensayos con animales sugieren que promueve la formación de cartílago (el tejido que amortigua las articulaciones), que la artritis rompe.

Al azar, el equipo de Fary les administró 70 adultos mayores con artritis de rodilla sesiones de EEP o una versión placebo, en la que el pulso eléctrico funcionaba durante apenas unos minutos.

Los investigadores les pidieron a los participantes que usaran el dispositivo de EEP durante siete horas por día, preferentemente de noche, a lo largo de seis meses.

Al final de ese período, ambos grupos sentían menos dolor y rigidez, pero sin mayor beneficio en el grupo tratado con la terapia real.

La autora explicó a Reuters Health que la principal diferencia entre este estudio y los ensayos de Bionicare es que la respuesta en el grupo control de esos ensayos era mucho menor. En cambio, "la respuesta de ese grupo en nuestro estudio coincide con la que se esperaría en este tipo de investigaciones".

Aun así, Fary no desestimó la EEP. Precisó que los pacientes del estudio tenían síntomas artríticos leves a moderados y, en general, eran físicamente activos. "No podemos concluir cuán efectiva sería en pacientes con síntomas más graves o que no son tan activos como nuestros pacientes", dijo.

Pero el doctor Thomas Zizic, que desarrolló Bionicare y dirigió numerosos ensayos, señaló que los nuevos resultados no son aplicables al dispositivo. Es que el equipo no probó directamente el equipo, sino que alteró una unidad NEET del mercado para replicar el dispositivo Bionicare.

El resultado, incluido el método de aplicación, dijo Zizic a Reuters Health, fue muy distinto a lo que es Bionicare como para poder compararlos. "No puede duplicar la tecnología Bionicare", agregó.

Zizic destacó varios ensayos clínicos que habían demostrado la superioridad del dispositivo frente a una versión placebo.

En un estudio de largo plazo sobre pacientes con artritis de rodilla de 23 centros, en el 60 por ciento de los usuarios de Bionicare durante un año, en promedio, se pudo demorar la cirugía de reemplazo de rodilla durante por lo menos 4 años, comparado con el 35 por ciento del grupo control.

FUENTE: Arthritis & Rheumatism, online 10 de febrero del 2011