Miércoles, 3 de Octubre de 2007

El enviado especial de la ONU trata con el primer ministro de Singapur la crisis birmana

Agencia EFE ·03/10/2007 - 10:22h

Agencia EFE - El enviado especial de la ONU, Ibrahim Gambari (i) saluda al primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, durante la reunión de hoy en Singapur. EFE

El enviado especial de la ONU para Birmania (Myanmar), Ibrahim Gambari, se reunió hoy en Singapur con el primer ministro singapurense, Lee Hisien Loong, para hablar de la crisis birmana, mientras la Junta Militar detenía a más personas.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Singapur emitió un comunicado sobre la reunión en el Palacio de Istana en el que se reitera el pleno apoyo de la ciudad-estado y de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) a la misión de Gambari en Birmania.

Gambari llegó el sábado pasado a Rangún para tratar de conseguir que el régimen militar acabase con la brutal represión contra las manifestaciones pacíficas en favor de democracia y que ha causado diez muertos, según la Junta Militar, y más de 200, de acuerdo con la disidencia.

En cuatro días, Gambari pudo reunirse con los principales miembros de la Junta Militar, incluido su jefe supremo, el general Than Shwe, de 74 años, y habló en dos ocasiones con la líder del movimiento democrático birmano y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, de 62 años, bajo arresto domiciliario desde 2003.

El diplomático nigeriano abandonó ayer Rangún y, tras su breve parada en Singapur, tiene previsto regresar a Nueva York para informar al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, del resultado de su misión.

El primer ministro singapurés, en su calidad de presidente de turno de la ASEAN, dijo el sábado pasado que Gambari contaba con el apoyo completo del bloque regional, del que Birmania es miembro de pleno derecho.

La ASEAN, fundada en 1967, cimenta su unidad en la visión del progreso compartido y en la política de no ingerir en los asuntos internos de los demás miembros, directriz que sólo se ha roto con Birmania.

El viernes pasado, los ministros de Asuntos Exteriores de los países miembros de la ASEAN, con la excepción del birmano, emitieron en Nueva York un comunicado en el conminaban a Myanmar a ejercitar la contención, a buscar una solución política y pacífica para alcanzar la reconciliación nacional y la democracia, y a excarcelar todos los presos políticos.