Archivo de Público
Jueves, 24 de Febrero de 2011

Estudio no halla relación entre la vitamina D y la diabetes

Reuters ·24/02/2011 - 17:57h

Por Amy Norton

Los bajos niveles de vitamina D no pondrían en riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 a las adultas mayores, sugiere un estudio llevado a cabo en Estados Unidos.

Esto reduciría el entusiasmo de los últimos años por la vitamina D, luego de que estudios le atribuyeran la capacidad de disminuir el riesgo de desarrollar desde diabetes hasta asma grave, cardiopatías, algunos cánceres y depresión.

El problema de esos estudios es que fueron observacionales y no pueden probar que la vitamina D sea la causa de la reducción del riesgo de desarrollar enfermedades.

"No se pueden hacer recomendaciones alimentarias a partir de estudios observacionales", dijo la doctora Jennifer G. Robinson, profesora de epidemiología y medicina de la University of Iowa, y autora principal del nuevo estudio.

Robinson destacó que el último informe del Instituto de Medicina de Estados Unidos sobre la vitamina D indicó que no hay evidencias de beneficios para la salud más allá de la formación y el mantenimiento de los huesos.

Además, informó que los niveles de vitamina D en sangre de la población estadounidense está en o por encima de la cantidad necesaria para la buena salud ósea.

El nuevo estudio, publicado en la edición en internet de la revista Diabetes Care, incluyó a las participantes del estudio gubernamental llamado Women's Health Initiative, que analiza los efectos de la terapia hormonal, los cambios alimentarios y el uso de la vitamina D y el calcio en mujeres mayores de 50 años.

El 6 por ciento de las 5.140 mujeres sin diabetes tipo 2 al inicio del estudio desarrolló la enfermedad en siete años.

El equipo de Robinson no halló una relación evidente entre los niveles de vitamina D en sangre de esas participantes al inicio del estudio y su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en el tiempo.

Al principio, habían surgido algunos signos de una relación, pero desaparecieron al considerar factores como el peso, el ejercicio y los hábitos alimentarios, entre ellos el consumo de fibra, que son clave en el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Robinson explicó que las principales fuentes de la vitamina son la exposición solar y el consumo de pescados grasos, como el salmón, y de productos lácteos fortificados con vitamina D. "La diferencia entre las personas que las aprovechan y las que no es enorme", añadió.

Y son esos los factores que, según la autora, influirían en la relación entre la vitamina D y la disminución del riesgo de desarrollar diabetes que los investigadores habrían creído identificar en los estudios previos.

FUENTE: Diabetes Care, online 2 de febrero del 2011