Archivo de Público
Miércoles, 23 de Febrero de 2011

Nuevos hallazgos para identificar a algunos pacientes cardíacos

Reuters ·23/02/2011 - 18:05h

Nuevos hallazgos permitirían identificar a entre el 30 y el 40 por ciento de los pacientes con insuficiencia cardíaca que no responden a la terapia de resincronización cardíaca (TRC).

Un estudio holandés indicó que la etiología de la insuficiencia isquémica, la disminución de la capacidad de caminar una distancia en 6 minutos, la reducción de la asincronía del ventrículo izquierdo (VI) y el electrodo en la posición anterior del VI pudieron predecir de manera independiente la falta de respuesta a la TRC.

La investigación fue realizada por el equipo del doctor Jeroen J. Bax, del centro médico de la Universidad de Leiden.

La mayoría de las investigaciones publicadas, señala el equipo en American Heart Journal, se habían orientado a identificar a los pacientes que sí responderían al implante de un marcapasos.

"Una amplia descripción de los pacientes que no responderán a la TRC permitiría identificar los factores patofisiológicos que determinan la respuesta a la terapia", escribe el equipo.

Los autores estudiaron a 581 pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada que recibirían TRC. A todos los evaluaron al inicio y a los seis meses después del implante.

El equipo definió "ausencia de respuesta" como la clase funcional según la Asociación Cardíaca de Nueva York (NYHA), la muerte por agravamiento de la insuficiencia o el trasplante cardíaco dentro de los seis meses.

Además, tuvo en cuenta una reducción menor del 15 por ciento en el volumen sistólico del VI, según la evaluación ecocardiográfica.

Durante el seguimiento, el 44 por ciento de los pacientes no respondió a la TRC. Ser hombre y tener una clase funcional de NYHA fueron dos de los factores asociados.

Un análisis de variables múltiples reveló que el riesgo relativo de falta de respuesta fue de 2,264 para la etiología de la insuficiencia isquémica y de 3,713 para el electrodo en posición anterior del VI.

Además, recorrer una distancia más corta en 6 minutos y haber tenido una menor asincronía inicial del VI pudieron predecir independientemente la ausencia de respuesta a la terapia.

Mientras que un tercio de los electrodos ventriculares izquierdos se implantan en las venas anteriores o anterolaterales, el equipo de Bax señala que no existen pruebas de que los pacientes con el electrodo en posición posterior y lateral del VI obtengan mejores resultados.

"El estudio, sobre una población más grande, confirma que la colocación del electrodo ventricular izquierdo en una vena coronaria anterior no tan deseable es uno de los vaticinadores independientes de no respuesta a la TRC", escriben los autores.

"Aunque los pacientes que responden y no responden a la terapia tienen varias diferencias estadísticas en cuanto a las características clínicas y ecocardiográficas iniciales, sólo unas pocas serían importantes clínicamente", agregan.

Y el equipo concluye: "La implementación de un enfoque integrador, que incluya todos estos factores patofisiológicos, mejoraría la precisión en la selección de los pacientes que necesitan TRC al identificar a aquellos con alta/baja probabilidad de respuesta".

FUENTE: American Heart Journal, 2011