Archivo de Público
Martes, 22 de Febrero de 2011

¿Qué pacientes pueden volver a conducir luego de un ACV?

Reuters ·22/02/2011 - 19:15h

Por Megan Brooks

Los médicos pueden establecer durante una simple visita al consultorio qué pacientes pueden conducir de manera segura después de haber padecido un accidente cerebrovascular (ACV), informaron investigadores belgas y estadounidenses.

En un meta análisis, los expertos identificaron los tres mejores test para realizar en consultorio con el fin de detectar quiénes son las personas más propensas a fallar a la hora de conducir un automóvil: llamados Road Sign Recognition, Compass y Trail Making Test B.

"De los 54 posibles determinantes de buen estado para manejar, estas tres pruebas fueron las más predictivas sobre el desempeño al conducir", señaló a Reuters Health el doctor Hannes Devos, de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica.

El test Road Sign Recognition fue el de mayor valor predictivo de los tres exámenes. "Si tuviera que elegir uno solo, recomendaría este test para uso en la práctica clínica", añadió Devos.

Esa prueba mide el conocimiento del tránsito y la comprensión visual de la persona. En tanto, la llamada Compass evalúa las capacidades de percepción visual y espacial y la velocidad mental, mientras que el Trail Making Test B mide la agudeza visual-motriz.

Las personas que obtienen 8,5 de los 12 puntos del test Road Sign Recognition o debajo de 25 de 32 en el Compass, o que demoran más de 90 segundos en terminar el Trail Making son más proclives a fallar en las carreteras, informaron los autores.

Los test clasificaron correctamente, según el equipo cuyo estudio fue publicado en la revista Neurology, a entre el 80 y el 85 por ciento de los conductores peligrosos.

El doctor Devos dijo a Reuters Health que por razones metodológicas no pudieron calcular la exactitud predictiva acumulada de las tres pruebas.

La evaluación de la condición para manejar es un proceso delicado para los médicos. Algunos doctores no se sienten confiados de hacerla porque desconocen las herramientas estandarizadas que pueden usar en el consultorio, dijo Devos.

"Los problemas sobre el control de la condición para conducir no sólo afecta a personas que se recuperan de un ACV", añadió. También se aplican a pacientes con enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, el Parkinson y el deterioro cognitivo relacionado con la edad.

FUENTE: Neurology, 21 de febrero del 2011