Miércoles, 3 de Octubre de 2007

"Oficinas en el norte y aquí ponen fábricas"

Los habitantes de Getafe (Madrid) protestan por el tejido industrial que les rodea

BLANCA SALVATIERRA ·03/10/2007 - 00:13h

No se habían parado a pensar en ello, pero tampoco les extraña. Ésa es la reacción de los habitantes de Getafe, una ciudad situada al sur de Madrid, cuando se les informa de que viven en la localidad española (de más de 100.000 habitantes) donde se incumplen más límites de contaminación atomosférica tolerables. “Mientras la zona norte de Madrid se llena de oficinas, en el sur se mantienen las fábricas muy cerca de las viviendas. Aquí parece que todo vale”, afirma Tere Sánchez, getafense de 57 años.

Los datos del Ministerio de Medio Ambiente indican que Getafe es la única localidad que incumple la legislación vigente en cuatro de los cincos contaminantes analizados (partículas microscópicas y dióxido de nitrógeno, tanto en sus niveles diarios como en su evolución anual).

El responsable de la Unidad de Neumología del Hospital Universitario de Getafe, el doctor Serrano Iglesias, afirma, sin embargo, que en su centro no existe una mayor incidencia de enfermedades neumológicas con respecto a otros hospitales de la región. Enrique Heras, concejal de Medio Ambiente de Getafe, destaca que el informe es del año 2005 y que, desde entonces la ciudad, ha evolucionado. En concreto, menciona casos como el de Arcelor, una fundición situada en el polígono industrial de la zona, que ha mejorado su nivel de emisiones instalando filtros. Además, según su testimonio, se ha llegado a un acuerdo con otras fábricas para que se trasladen fuera del entorno urbano.

El concejal de Medio Ambiente resta importancia al informe afirmando que su ciudad no tiene un nivel de contaminación significativamente más alto que otras del entorno. “Trabajamos para construir aparcamientos subterráneos, fomentar el transporte público, instalar un servicio de bicicletas y soterrar tramos de carretera, como el de la A-42”, explica.

Heras destaca la peatonalización de parte del casco antiguo como muestra de que se trabaja en mejorar los niveles de contaminación, pero vecinos como Sergio González denuncian también que esta medida provoca grandes atascos en las calles colindantes, con vehículos que además circulan constantemente hasta que consiguen una de las pocas plazas de aparcamiento. Pero los vecinos de Getafe no culpan sólo a los coches de la contaminación de su ciudad. La base aérea militar también contribuye a la mala calidad del aire, tanto por el tráfico como por las pruebas que allí se realizan.

Los vecinos también son conscientes de que algunas de sus ventajas con respecto a otros municipios son, a la vez, sus mayores inconvenientes para respirar limpio. Una ciudad rodeada por cuatro vías rápidas, con varias gasolineras en el casco urbano y una gran cantidad de casas con calefacciones de gasóleo es una ciudad en la que se puede entrar y salir fácilmente, repostar en cualquier momento y pagar menos en calefacción, pero esto tiene un coste adicional.

Miguel Morea, vecino de Getafe desde hace seis años, se muestra, en parte, sorprendido cuando se le comentan los datos del Ministerio. “Estamos rodeados de fábricas”, corrobora. Aficionado a los deportes, corre habitualmente en el Cerro de los Ángeles, a las afueras de Getafe. “Siempre pensé que vivía en una ciudad limpia. De hecho, desde el parque se ve la nube de contaminación que cubre el centro de Madrid”. Lo que algunos de los vecinos de Getafe desconocen es que la polución que parece tan lejana se traslada con mucha frecuencia hacia su localidad.

Noticias Relacionadas