Sábado, 12 de Enero de 2008

Uriarte dice que todos tendrán que renunciar a parte de sus aspiraciones para lograr la paz

EFE ·12/01/2008 - 16:20h

EFE - El historiador Joseba Intxausti, durante la presentación en San Sebastián de la nueva revista Arantzazu, que unifica tres publicaciones anteriores y se estrena con una entrevista central al obispo de la capital donostiarra, Juan María Uriarte.

El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, cree que en este momento "hay demasiadas incógnitas para predecir luces y salidas" al problema vasco, aunque considera necesario que "todos los actores" renuncien "a una parte de sus aspiraciones para alcanzar la paz".

Estas impresiones de Uriarte aparecen publicadas en "Arantzazu", una nueva revista de los franciscanos del santuario del mismo que reagrupa a las tres que editaba hasta ahora esta orden en Guipúzcoa.

En este número, presentado hoy en el Kursaal de San Sebastián, el prelado señala en una entrevista que el futuro de la paz en Euskadi "dependerá de cómo se despejen esas incógnitas".

"En cualquier caso, hará falta que todos los actores tengan la magnanimidad y el realismo de renunciar a una parte de sus aspiraciones incluso legítimas en aras de una paz política que prepare una reconciliación", destaca.

Agrega que "el perdón pedido y otorgado es un elemento necesario para esta reconciliación".

El obispo se "resiste a pensar" que la situación actual sea "un colapso fatal por mucho tiempo" y, tras decir que los atentados de ETA "deben cesar incondicionalmente, unilateralmente y definitivamente", asegura que "no tiene ninguna competencia para señalar a todos los responsables de este bloqueo que tanto ha minado el ánimo vital de este pueblo".

Uriarte, que deberá presentar en 2008 la dimisión de su cargo al Papa al cumplir 75 años, habla también de lo que le ha hecho sufrir durante su etapa en Guipúzcoa, como "los obstáculos a la paz", "las dificultades de transmitir la fe" y "también algunas descalificaciones insultantes".