Sábado, 12 de Enero de 2008

Bush llega a Bahrein, la sede de la Quinta Flota de EEUU

EFE ·12/01/2008 - 09:37h

EFE - El presidente de Estados Unidos, George W.Bush, saluda al subir al avión Air Force One, en el aeropuerto de Ben Gurion, en Tel Aviv, Israel, ayer.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, llegó hoy a Bahrein, el país del Golfo Pérsico que alberga el cuartel general de la Quinta Flota y que el mandatario visita como parte de una gira de ocho días por Oriente Medio.

El presidente arribó en Manama, la capital del archipiélago de 36 islas que conforma Bahrein, procedente de Kuwait.

En Bahrein, como en los otros países del Golfo Pérsico en su itinerario, el presidente quiere buscar apoyos al proceso de paz entre israelíes y palestinos, así como lograr que los países de la zona se unan a Estados Unidos en un frente común para aislar a Irán.

Bahrein es una nación peculiar porque al contrario que sus vecinos en el lado Oeste del Golfo Pérsico la mayoría de su población es chií, como en Irán, que ocupa el lado Este.

Bush fue recibido en el aeropuerto por el rey de Bahrein, el jeque Hamad bin Isa Al Khalifa, con quien mantendrá una cena de trabajo.

Antes de embarcar en Kuwait, el presidente participó en un foro sobre democracia con diez mujeres de esa nación.

"Creo que cuando la gente mire atrás a la historia de Oriente Medio y a la historia del mundo, verá que fueron las mujeres las que contribuyeron a liderar la agenda de la libertad", dijo Bush.

En junio de 2006, las mujeres kuwaitíes votaron por primera vez en las elecciones legislativas de su país, que es un emirato hereditario.

Durante el foro, Ma'souma al Mubarak, la primera mujer ministro del país, nombrada en 2005, apeló a Bush para que ponga en libertad a cuatro kuwaitíes detenidos en Guantánamo.

"Le pedimos que ponga fin a la agonía de las madres de Kuwait, por el pueblo y por nuestros ciudadanos que están en Guantánamo", dijo.

El presidente había comenzado el día en la base militar de Arifjan (Kuwait), donde se reunió con el embajador de EEUU en Bagdad, Ryan Crocker, y el jefe de las fuerzas militares estadounidenses en Irak, David Petraeus.

Tras el encuentro, Bush demandó a Irán que detenga su apoyo a las milicias chiíes iraquíes.

Mañana, Bush desayunará con personal militar estadounidense en una base de apoyo logístico de la Quinta Flota en Manama, antes de partir para Emiratos Árabes Unidos.