Archivo de Público
Viernes, 18 de Febrero de 2011

Frenar el crecimiento de las niñas altas alteraría su fertilidad

Reuters ·18/02/2011 - 18:36h

Por Genevra Pittman

Hace años, las niñas altas recibían hormonas para frenar su crecimiento. Ahora, en la edad adulta, tendrían problemas para quedar embarazadas, revela un estudio efectuado en Holanda.

Esta es la segunda investigación que demuestra que esa estrategia, que se usó en Europa, Australia y Estados Unidos a partir de 1950, afectaría el sistema reproductivo en el largo plazo. El tratamiento incluye altas dosis de estrógeno, pero ya casi no se usa.

Para la doctora Emile Hendriks, autora principal del estudio realizado en el Centro Médico Erasmus en Rotterdam, Holanda, es importante que este resultado llegue a las niñas que podrían recibir este tratamiento porque sus consecuencias en la fertilidad superarían todo beneficio.

"También lo deben saber las mujeres que recibieron el tratamiento para que puedan planificar su familia", dijo.

Se estima que unas 5.000 niñas fueron tratadas con estrógeno en Estados Unidos y muchas más en Europa.

En esa época, "las mujeres debían casarse y tener hijos, y se pensaba que eso sería más difícil para una mujer alta", comentó Christine Cosgrove, coautora de Normal at Any Cost: Tall Girls, Short Boys (Normal a Cualquier Precio: Niñas Altas, Niños Bajos) y Medical Industry's Quest to Manipulate Height (Búsqueda de la Industria Médica por Manipular la Altura).

Algunas niñas altas aun reciben estrógeno, más en Europa que en Estados Unidos, y casi en la misma dosis que contiene un anticonceptivo oral, dijo Cosgrove. Antes de que los médicos advirtieran los peligros potenciales la dosis pudo haber sido hasta 100 veces más alta.

El equipo de Hendriks reunió a 239 mujeres de Holanda que en la adolescencia (entre 1968 y 1998) habían recibido altas dosis de estrógeno para frenar el crecimiento, junto con otro grupo de mujeres altas que no habían recibido el tratamiento.

Todas respondieron un cuestionario sobre los intentos para concebir y cualquier tratamiento de fertilidad que hubieran necesitado.

Las participantes que habían recibido el estrógeno eran más propensas a tener problemas para concebir que el otro grupo, publica el equipo en Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

El 82 por ciento de ese grupo que trató de quedar embarazada, pudo concebir, comparado con el 95 por ciento de las mujeres que no habían recibido el tratamiento con la hormona. Y el 71 por ciento del primer grupo tuvo a su bebé, a diferencia del 90 por ciento del segundo grupo.

Las mujeres tratadas con estrógeno demoraron más en quedar embarazadas: el 56 por ciento pudo concebir en menos de un año de intentos, a diferencia del 79 por ciento del otro grupo. Además, el primer grupo tendió a necesitar tratamientos de fertilidad o consultar a un médico.

Algunas mujeres de ambos grupos se realizaron test de funcionamiento ovárico. Las mujeres que habían recibido estrógeno eran casi tres veces más propensas a tener ovarios con signos de falla ovárica, según los niveles hormonales.

Este, para el equipo, sería uno de los motivos por los que esas mujeres tenían más problemas para quedar embarazadas.

FUENTE: Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, online 2 de febrero del 2011