Sábado, 12 de Enero de 2008

Los precios subirán menos en 2008 y acabarán el año con un aumento del IPC del 3,6%

EFE ·12/01/2008 - 13:07h

EFE - Puesto de frutas variadas en un mercado madrileño. Efe

Los precios subirán menos este año, en el que el IPC reducirá su ritmo de subida y acabará el año en curso con un aumento del 3,6%, según las previsiones del último informe de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

Este resultado, siendo alto, supondría una mejora de la situación de partida ya que el año 2007 se cerró con una subida del 4,3% del IPC, el mayor aumento de los últimos doce años, con lo que el repunte de los precios se iría amortiguando durante este año.

Sin embargo, el efecto no será inmediato ya que, según el informe de la Fundación de las Cajas de Ahorro, la inflación podría elevarse hasta el 4,4% en febrero de este año. Aún así, en el conjunto del año 2008 adquirirá una tasa media del 3,6% gracias a esta tendencia decreciente.

Esta tendencia decreciente se espera porque la inflación subyacente, la que no contempla la energía ni los alimentos no elaborados, seguirá alta, con una subida del 3% para el 2008.

En cambio, la moderación en los precios vendrá del menor ritmo en el crecimiento de la economía española, solo el 2,8% de subida del PIB, según Funcas; con una moderación en los precios de los servicios (+3,6% para todo este año) y los precios industriales no energéticos (+0,3%).

Los precios se han disparado durante el 2007 en España por tres factores: la subida del petróleo, el impacto en los alimentos del encarecimiento de materias primas y el mal comportamiento del sector servicios.

Funcas apunta ahora que la inflación para 2008 iniciará una trayectoria descendente a partir de febrero pese a la subida que tuvo lugar en diciembre pasado.

Según los datos difundidos en los "Cuadernos de Información Económica", en el último mes de 2007 el Índice de Precios de Consumo (IPC) tuvo un repunte derivado en primer lugar del encarecimiento del petróleo y de la fuerte subida de los alimentos elaborados, y en menor medida de los alimentos no elaborados.

La principal causa fue la subida, mayor de lo esperada, de los bienes energéticos, que dispararon la tasa interanual desde el 7 por ciento hasta el 10,7 por ciento.

Los alimentos elaborados fueron de los más inflacionistas al finalizar el ejercicio del 2007 destacando, según Funcas, la leche y los productos lácteos, que se encarecieron un 4,1% y un 2,5% mensual, respectivamente.

Por su parte, aceites y grasas, cereales y pan también se encuentran entre los capítulos más inflacionistas, durante el pasado año.

Los productos energéticos registraron un aumento del 2,7% en el último mes, situando el precio del petróleo por encima de los 90 dólares por barril, un incremento que ha seguido en 2008, alcanzando la barrera psicológica de los 100 dólares el barril Brent.

En el caso de los alimentos no elaborados, la tasa interanual de inflación pasó del 4,7 hasta el 4,9 por ciento, teniendo como responsables la carne de ovino, los huevos y la fruta fresca.

Pese a que esta tendencia se observó en el resto de Europa y en Estados Unidos, las subidas de precios han sido mucho más intensas en España.