Sábado, 12 de Enero de 2008

La basura de Nápoles llega a Cerdeña

·12/01/2008 - 11:38h

Diez personas han sido detenidas tras la "guerrilla urbana" registrada anoche ante la casa del presidente de la región italiana de cerdeña, Renato Soru, en el centro de Cagliari, por la llegada a la isla de basura procedente de Nápoles, informó la policía.

Los detenidos, calificados por la policía como "gamberros callejeros" y que están siendo identificados, han sido acusados de devastación de edificios, incendios, lesiones y resistencia a la autoridad.

Según el jefe de Policía de Cagliari, Giacomo Deiana, los incidentes fueron causados por personas "a sueldo" ya que, de acuerdo con las primeras investigaciones, era gente "que no tiene que ver nada con la protestas y es lógico que alguien le haya pagado para que estuvieran allí".

Los incidentes comenzaron a última hora de la tarde de ayer y se prolongaron hasta pasadas las dos de la madrugada de hoy. Lo que comenzó como una protesta de miles de personas ante la sede de la casa de Soru por la llegada a la isla de la basura acumulada en las calles de Nápoles y de otras localidades de la región sureña de Campania acabó en una auténtica batalla urbana, en la que tuvo que emplearse a fondo la policía para restablecer la calma.

Un grupo de manifestantes comenzó a arrojar botellas, piedras y otros objetos contra la policía y los edificios de la plaza donde vive Soru. Un anciana fue herida y resultaron dañados el atrio de la basílica de Bonaria, que será visitada por Benedicto XVI el próximo septiembre cuando viaje a la isla, y un jardín. También fueron quemadas sillas y destruida una carpa de un hotel.

Los incidentes de esta madrugada son la continuación de los registrados en la noche del jueves, cuando numerosas personas se manifestaron y enfrentaron con la policía tras llegar al puerto de Cagliari un barco cargado de basura napolitana, después de que Soru ofreciera la disponibilidad de acoger en la isla parte de los residuos, para hacer frente a la actual crisis desatada en Campania.

 

Repartir la basura por toda Italia

Cerdeña ha sido la primera región que ha respondido al plan del Gobierno de Romano Prodi para acabar con la emergencia creada por 110.000 toneladas de basura acumuladas en Campania, cuya capital es Nápoles, que entre otras medidas contempla que el resto de Italia, de manera voluntaria, acoja parte de los residuos.

El Gobierno de centroizquierda aprobó el martes un plan para hacer frente a la emergencia en Campania, que prevé el uso del Ejército para supervisar la operación y limpiar ciertas zonas, así como la participación voluntaria de las otras regiones, de forma limitada en el tiempo y las cantidades, para eliminar los desechos.

el uso del Ejército ha sido criticado por el gubernamental Partido de la Refundación Comunista, que ha denunciado que se ha "militarizado el territorio" de la región y los vertederos han sido declarados "zona militar". Prodi ha subrayado que la misión del Ejército sólo es "logística" y no de orden público.

El Ejército será el encargado de construir nuevos vertederos de basuras en la región, mientras la protesta no se aplaca en el barrio napolitano de Pianura, cuyos vecinos se niegan a la reapertura del vertedero de Pisani.

Noticias Relacionadas