Sábado, 12 de Enero de 2008

Atacadas con cócteles molotov las oficinas del BBVA en Lesaka (Navarra)

EFE ·12/01/2008 - 11:57h

EFE - Imagen de varios bomberos ante una sucursal del BBVA, después de que unos desconocidos lanzaran cócteles molotov contra tres sucursales bancarias en el barrio de Algorta, en la localidad vizcaína de Getxo el pasado mes de diciembre.

Las oficinas de una sucursal del banco BBVA fueron atacadas esta madrugada por desconocidos que lanzaron contra el local una decena de cócteles molotov, cuatro de los cuales penetraron en el interior y causaron daños "apreciables".

Según informó a Efe la delegación del Gobierno en Navarra los hechos ocurrieron en torno a las 0,30 horas, cuando fueron arrojadas entre 10 y 12 botellas incendiarias contra las oficinas del BBVA situadas en la calle Albistur número 29 de Lesaka, localidad donde residían los dos presuntos etarras detenidos el domingo en la localidad guipuzcoana de Arrasate.

Cuatro de los artefactos penetraron en el interior de la sucursal y causaron "daños apreciables" pendientes de una evaluación más concreta con la luz del día, aunque "afortunadamente no fue necesario desalojar el bloque de viviendas", cuya fachada quedó ennegrecida como consecuencia del ataque.

Las mismas fuentes expresaron en nombre de la delegación del Gobierno en Navarra su "condena y solidaridad con el entidad atacada y sus trabajadores", y señalaron que la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de las diligencias, analiza ahora los restos y recaba testimonios en aras a identificar a los autores de este acto, que se atribuye a la denominada "violencia callejera".

Al respecto, auguraron que los autores "más pronto que tarde serán puestos a disposición judicial, como los, en números redondos, 500 presuntos miembros de ETA y de su entorno detenidos en esta legislatura nacional".

Destacaron que entre este medio millar de arrestados se encuentran cuatro de los seis presuntos autores de los cuatro asesinatos cometidos por ETA en los últimos cuatro años, dos de ellos en la T-4 de Barajas y los otros dos, agentes de la Guardia Civil que la banda terrorista mató el pasado 1 de diciembre en Capbreton (Francia).