Archivo de Público
Martes, 15 de Febrero de 2011

Calorías en menús no cambian opciones alimenticias de los niños

Reuters ·15/02/2011 - 16:06h

Por Julie Steenhuysen

Pedir a los restaurantes de la ciudad de Nueva York que coloquen indicadores de calorías en los menús infantiles tuvo poco efecto sobre la reducción de la ingesta calórica en niños y adolescentes, informaron el martes investigadores de Estados Unidos.

Los expertos hallaron que los niños y adolescentes notaban que las calorías estaban indicadas en el menú, pero su presencia hacía poca diferencia a la hora de hacer el pedido.

Los investigadores dijeron además que el sabor era el factor más importante que los chicos y adolescentes tenían en cuenta al hacer sus elecciones.

El estudio, publicado en la edición en internet de International Journal of Obesity, desafía la idea de que el etiquetado calórico afecta la conducta de compra de los jóvenes o de los padres a la hora de adquirir alimentos para sus hijos.

"Esto significa que vamos a tener que repensar qué otros tipos de intervenciones serían más efectivos", dijo el doctor Brian Elbel, de la New York University, quien dirigió el estudio.

La colocación obligatoria del detalle de calorías en los menús en los restaurantes es parte de la nueva ley sanitaria impulsada por el presidente estadounidense Barack Obama con el fin de reducir las tasas de obesidad, uno de los mayores desafíos que enfrenta el país.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades señalan que dos tercios de los adultos estadounidenses y el 15 por ciento de los niños tienen sobrepeso u obesidad. En algunos estados, la tasa de obesidad infantil supera el 30 por ciento.

CONSUMIDORES MEJOR INFORMADOS

Nueva York se convirtió en la primera ciudad de Estados Unidos en intentar atacar la epidemia de obesidad al solicitar en el 2008 a las cadenas de comida rápida que coloquen en los menús una lista de las calorías que contienen sus alimentos.

La esperanza era que consumidores mejor informados tomarían mejores decisiones alimenticias.

Los investigadores de la New York University querían ver cuán efectiva es la ley de la ciudad a la hora de hacer pensar dos veces a los padres y a los jóvenes sobre el consumo de alimentos elevados en calorías.

Los expertos se focalizaron en cuatro de las cadenas más amplias de Nueva York: McDonald's, la privada Burger King, Wendy's y KFC de Yum Brands Inc.

El equipo comparó su comida con la comprada en restaurantes de Newark, en Nueva Jersey, que no tenían el etiquetado calórico obligatorio.

Los investigadores hallaron que después de iniciado el etiquetado, el 57 por ciento de los adolescentes de Nueva York encuestados había notado la presencia de la información calórica pero sólo el 9 por ciento dijo que esos datos influyeron en sus opciones alimenticias.

"Lo que no vimos es ningún cambio en la cantidad de calorías (consumidas) antes y después de que se inició el etiquetado", indicó Elbel. "Tampoco observamos cambios en la cantidad de calorías que elegían los padres para sus hijos", añadió.