Viernes, 11 de Enero de 2008

GPS adhesivo para las persecuciones policiales

Un sistema creado en EEUU permite seguir a los vehículos sospechosos desde la propia comisaría

MIGUEL ÁNGEL CRIADO ·11/01/2008 - 23:22h

Sistema Starchase (pinche para ampliar)

Las espectaculares y peligrosas persecuciones policiales en EEUU pueden tener los días contados. Un empresa se prepara para comercializar un sistema que permite seguir al coche sospechoso de forma remota desde un ordenador de la comisaría.

Probado durante los dos últimos años por policías de varias ciudades estadounidenses, en el sistema StarChase ("persecución desde las estrellas") intervienen avanzadas tecnologías como receptores GPS, transmisores de radio,ordenadores a bordo delcoche policial, rayo láser o el sistema GSM de los móviles. Pero los dos elementos más importantes son un buen pegamento y una escopeta deaire comprimido.

Los vehículos policiales llevan en su parte delantera una especie de rifle de dos cañones (por si el primer disparo falla) guiado por láser. Cuando un policía se acerca a identificar al conductor de un coche y el sospechoso se da a la fuga, el agente que se quedó dentro del vehículo dispara el cañón de aire comprimido.

El proyectil es mucho más que una bala. En el morro lleva un material altamente adhesivo que seca al instante. Según las pruebas, se pega de forma resistente tanto a las partes plásticas como a la chapa. También puede ser disparado en marcha, al inicio de la persecución.

La aparente bala lleva en su interior una buena colección de artilugios. Uno es un módulo GPS que permite determinar las coordenadas del coche gracias al satélite. Otro es un pequeño radiotransmisor GSM que emite una señal cada tres segundos con su posición en cada momento. Además, lleva una pequeña batería para alimentar todo el sistema.

Como la cobertura y eficacia del GPS se debilita en la ciudad por la interferencia de la señal que provocan los altos edificios, el transmisor GSM usa las redes de telefonía móvil para ir informando de la posición del coche y de su velocidad. Esta tecnología, llamada AGPS, usa las antenas de telefonía para aumentar la señal GPS.

Seguimiento centralizado

El segundo elemento de StarChase es su sistema de seguimiento centralizado. El programa vuelca los datos que recibe del transmisor sobre un mapa digital de la ciudad. Esto permite seguir al vehículo desde la comisaría. Así, los coches patrulla y el helicóptero puede perseguirlo a una distancia prudente y sin alocadas carreras. Sólo hay que esperar a que se detenga para ir a por él.

Cada año se producen unas 100.000 persecuciones policiales en EEUU, según estadísticas de Pursuit Watch , un sitio web dedicado exclusivamente a las carreras de coches entre policías y ladrones en EEUU. Aunque las reales son tan espectaculares como las que aparecen en las películas, también son muy peligrosas para los agentes y terceras personas. De cada 100, el 40% acaban en algún accidente, en una cuarta parte de los casos alguien acaba herido o muerto.

La Unidad de Tecnología Táctica del Departamento de Policía de Los Ángeles fue el primero en ensayar el sistema, a comienzos del año
pasado. En concreto, lo instaló en los coches patrulla que usa para entrenar a sus agentes en persecuciones. También lo han probado la policía de tráfico de Florida y, en los últimos meses, las fuerzas del orden del condado de Suffolk, en Nueva York. Los responsables de StarChase  esperan comercializar su invento en las próximas semanas.