Viernes, 11 de Enero de 2008

Rijkaard les manda callar

Pide a sus hombres que no opinen más de Deco y Ronaldinho

ALBERT MARTÍN VIDAL ·11/01/2008 - 22:52h

La ley del silencio impera en el vestuario del Camp Nou. Los futbolistas barcelonistas, que en su relación con la prensa son discretos y hasta desconfiados, se llevaron ayer un serio rapapolvo: prohibido hablar en público de los compañeros, y, por supuesto, de las lesiones de Ronaldinho y Deco, que tampoco entraron en la convocatoria de ayer.
Así se lo comunicó el entrenador Frank Rijkaard. Harto de que las misteriosas dolencias de dos de sus estrellas se hayan convertido en una cuestión de fe para el barcelonismo todo, ha pedido mesura a sus jugadores. Oficialmente, ni un solo futbolista ha puesto en duda dichas lesiones. Pero del tema no se volverá a hablar.

Las trampas de la prensa

"Mi mensaje fue que no deben hablar de los compañeros con gente de fuera, porque eso puede hacer daño. La prensa hace su trabajo, pero nosotros tenemos que demostrar unidad y no caer en este tipo de trampas", manifestó el técnico, que negó rotundamente que el vestuario bromeara con las lesiones de Deco y Ronaldinho.
No es habitual que Rijkaard llegue al extremo de pedir silencio a sus hombres. En su primer año, el técnico dejó fuera de la convocatoria a Márquez, primero, y Quaresma, después, por haberle criticado ante la prensa. Pero nunca había cerrado la boca al vestuario de un modo tan explícito, ni siquiera cuando la pasada temporada Etoo se despachó con él, ni cuando hace unas semanas Edmilson advirtió de la perniciosa presencia de "ovejas negras" en el vestuario.

Con el corral revuelto y silenciado el Barça afronta esta noche (20.00 horas, PPV) su partido contra el Murcia en el Camp Nou. Un partido a priori fácil, pero en el que los azulgrana no tienen margen de error: el Real Madrid sigue siete puntos por encima y un traspiés contra un rival pequeño podría significar prácticamente decir adiós a la Liga.

La ausencia de Ronaldinho y Deco capitalizó el interés de una convocatoria en que sí estaban Ezquerro y Sylvinho y que vino determinada por la plaga de lesiones, que afectan a Edmilson, Touré, Messi y Oleguer, además de Deco y Ronaldinho. Como portero suplente volverá a estar Oier, dado que Txiki Begiristain sigue ultimando la contratación de un portero para suplir a Valdés.

Pinto, del Celta, y Nuno, del Oporto, son los principales candidatos al puesto. En cuanto uno de ellos llegue, habrá que explicarles qué significa jugar en el Barcelona, y que está terminantemente prohibido hablar sobre las dolencias de los dorsales 10 y 20.