Viernes, 11 de Enero de 2008

Sin trabajo en Metro de Madrid por un cáncer de mama

La empresa rechaza como taquillera a una mujer por haber padecido un tumor

Patricia Rafael ·11/01/2008 - 22:02h

MARTA JARA - Rosa, ayer, junto a una taquilla en la estación de Metro de Nueva Numancia.

"Usted presenta antecedentes recientes de proceso neoplásico mamario, que resultan incompatibles en la actualidad, con los requerimientos psicofísicos para el desempeño del puesto de trabajo de agente de taquilla". Por dos veces, María Rosa Gómez, madrileña de 46 años, recibió esta respuesta de la gerencia de Medicina Laboral del metro de Madrid.

En ambos casos había superado las pruebas para acceder a un puesto de trabajo de taquillera del suburbano, pero siempre obtuvo la misma contestación: haber padecido un cáncer de mama la incapacitaba para el empleo.

"La primera vez que me lo dijeron me quedé hundida. Me negaban un trabajo por haber vencido precisamente al cáncer", explicó ayer María Rosa, que padeció un tumor maligno, ya superado, en el pecho hace dos años.

La mujer aprobó los exámenes del Servicio Regional de Empleo para trabajar como agente de taquilla y en febrero pasado se presentó a la prueba médica. Vieron su cicatriz y ella explicó que era una enfermedad ya superada y que únicamente debía someterse a revisiones anuales.

Lo que nunca se imaginó es la respuesta que le dieron para rechazarla. "Tenía un mes para recurrir la decisión, pero me quedé tan de piedra que no hice nada", contó la mujer.

Sabía que era una injusticia y por eso decidió presentarse de nuevo. Y otra vez la misma negativa: "Siguen vigentes los motivos de inaptitud de los que ya fue informada en su momento".

No apta, según el reglamento

La normativa del suburbano madrileño recoge que un tumor maligno no está superado hasta pasados cinco años desde su tratamiento, por lo que no puede desempeñar determinados trabajos, señalaron ayer desde Metro.

La portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, calificó el caso de "inadmisible, inaudito y discriminatorio". Del mismo modo se expresó Fausto Fernández, de IU: " Desde una empresa pública se debería incentivar la superación de un cáncer".

El consejero de Transportes e Infraestructuras, Manuel Lamela, anunció ayer que ordenará la revisión de los requisitos para trabajar en Metro y "si alguno es denigrante o discriminatorio, será modificado". Respecto a Rosa, señaló que se estudiará su caso y si se considera que ha habido discriminación "continuará las pruebas de selección". "Yo sé que no tengo ninguna limitación para el trabajo", replicó la mujer.