Viernes, 11 de Enero de 2008

Un detenido, hallado muerto en su celda, se negó a ser reconocido en el hospital

EFE ·11/01/2008 - 22:32h

EFE - Fachada principal de la Casa Cuartel de la Guardia Civil en Guardamar del Segura en cuyas dependencias ha fallecido un hombre de 39 años detenido ayer tra un accidente de tráfico.

El hombre hallado hoy muerto en los calabozos del cuartel de la Guardia Civil de Guardamar del Segura (Alicante), donde se encontraba detenido tras haber sufrido un accidente de tráfico, se negó a ser reconocido en un hospital después de producirse el percance circulatorio.

El ahora fallecido, J.A.Q.J., de 39 años y natural de Madrid, fue arrestado esta madrugada por agentes de la Guardia Civil tras sufrir una caída cuando circulaba en un ciclomotor por una rotonda de la N-332, a su paso por el municipio de Guardamar del Segura, según han informado a EFE fuentes de la Guardia Civil.

Personal de una ambulancia de DyA atendió en el mismo lugar del suceso al accidentado, quien, sin embargo, se opuso luego a ser trasladado a un hospital para ser sometido a un reconocimiento, según consta en el parte médico de los facultativos que le asistieron en primer instancia.

El herido no presentaba aparentemente lesiones de gravedad y, al parecer, padecía rasguños en el brazo izquierdo y en el cuello a causa del accidente.

Al comprobar su documentación, los agentes descubrieron que sobre J.A.Q.J. existía una requisitoria judicial, dictada por un juzgado de Madrid, por un presunto caso de violencia machista.

Debido a ello, el herido fue conducido, en calidad de detenido, en la misma ambulancia y custodiado por la Guardia Civil hasta el cuartel del Instituto Armado de Guardamar del Segura.

Las fuentes consultadas han asegurado que, según se aprecia en las grabaciones de las cámaras de seguridad instaladas en el exterior del acuartelamiento de la Guardia Civil -ahora en manos del juez que investiga el caso-, el ahora fallecido bajó de la ambulancia y entró en el cuartel por su propio pie y aparentemente sin dificultad.

El accidentado no opuso resistencia a su detención y solicitó en el acuartelamiento que no se informara de su arresto a ningún familiar.

Tras pasar la noche en una de las celdas, esta mañana, sobre las ocho horas, cuando se iba a proceder al reparto del desayuno, los agentes descubrieron que el arrestado había muerto.

Según las mismas fuentes, el cuerpo sin vida estaba sentado, con las manos ligeramente metidas en los bolsillos de los pantalones y en una actitud visiblemente relajada.

El compañero de la celda contigua ha declarado al juez que instruye las diligencias que no oyó nada durante la noche.

El cuerpo sin vida ha sido depositado en el Instituto Anatómico Forense de Alicante, donde se le practicará la autopsia para determinar las causas del óbito, y el Juzgado de Instrucción número 2 de Torrevieja ha abierto una investigación para aclarar lo sucedido.

De acuerdo con las declaraciones de los allegados recabadas por la Guardia Civil, el detenido sufrió en fecha no concretada un fuerte golpe en la cabeza como consecuencia de un anterior accidente de tráfico.

Según estos testimonios, un neurólogo le había recomendado someterse a dos pruebas médicas en el Hospital de Torrevieja -una de ellas prevista para ayer por la tarde y la otra programada para esta mañana- dado que tenía desmayos en las últimas semanas.