Archivo de Público
Jueves, 10 de Febrero de 2011

Jefe de Medicare de EEUU dice ley de salud está funcionando

Reuters ·10/02/2011 - 18:47h

El jefe de los programas de salud para ancianos y pobres del presidente Barack Obama dijo el jueves que la reforma de salud de Estados Unidos, que ya cumple un año, está ayudando a millones de estadounidenses y criticó el impulso republicano por rechazar la ley.

El administrador de los servicios de Medicare y Medicaid, Donald Berwick, defendió la controvertida reforma del sistema de atención médica al argumentar que está ayudando a mantener bajas las primas y los costos de Medicare y a incrementar las finanzas del programa sanitario para los adultos mayores.

"Esta ley implica mejoras reales para los beneficiarios de Medicare, ahora y en el futuro", dijo Berwick en un testimonio preparado para presentar ante un comité de la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense.

"Ese es el motivo por el cual el voto de la Cámara por el rechazo de esta ley fue desafortunado", añadió.

La defensa de Berwick de la reforma impulsada por Obama llega en momentos en que la Cámara dominada actualmente por los republicanos presiona por negar los fondos para su implementación después de que el mes pasado fracasara en el Senado -con mayoría demócrata- su intento de poner fin a la nueva ley.

Se espera que la semana próxima la Cámara tome una medida para bloquear la financiación necesaria para implementar la normativa sanitaria.

"Hablando con personas de todo el país y leyendo las cartas que recibí, supe de primera mano cómo la ley está dando a los estadounidenses más libertad en sus opciones de atención médica y más seguridad en su cobertura", sentenció Berwick.

El funcionario mencionó que la ley está dando a los ancianos un mayor alivio en los costos de los medicamentos de venta bajo receta y más acceso a la atención preventiva.

Los republicanos dudan de los argumentos de la administración Obama de que la ley implica una mejor atención y las estimaciones de que ayudará a disminuir los déficit presupuestarios, que en parte están conducidos por los crecientes costos de los programas de asistencia médica.