Archivo de Público
Jueves, 10 de Febrero de 2011

Ancianos reciben menos antipsicóticos tras advertencia FDA EEUU

Reuters ·10/02/2011 - 14:58h

Por Frederik Joelving

Una advertencia oficial en Estados Unidos sobre los efectos de los nuevos antipsicóticos en adultos mayores dementes habría desalentado a algunos médicos a recetarlos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) emitió la llamada advertencia de caja negra en el 2005 después de que algunos estudios comprobaran que adultos mayores tratados con los nuevos antipsicóticos, como Risperdal (Janssen) y Seroquel (AstraZeneca) murieran antes que los que no usaban esos fármacos.

"La caja negra es la advertencia más alta de la FDA antes de ordenar el retiro de un fármaco del mercado. Parece que la advertencia dio resultado", explicó la doctora Helen C. Kales, psiquiatra de la University of Michigan en Ann Arbor, que participó del estudio.

Algunos médicos utilizan los antipsicóticos para controlar conductas difíciles en los adultos mayores con demencia, aunque no están aprobados para esa aplicación.

Más de uno de cada 10 estadounidenses mayores de 70 años tienen demencia, lo que les causa agresividad, paranoia y delirios. "Se gasta mucho tiempo y dinero con esos problemas", dijo Kales.

Según datos de los registros nacionales de Veterans Affairs sobre más de 250.000 veteranos, el equipo observó que el uso de los antipsicóticos nuevos y antiguos en los pacientes mayores con demencia había disminuido del 18 por ciento en 1999 al 12 por ciento en el 2007.

Durante ese período, los médicos comenzaron a reemplazar los fármacos antiguos por los más nuevos hasta el 2003, cuando empezaron a circular las primeras advertencias. En el 2005, el uso de esos nuevos antipsicóticos también empezó a disminuir.

"Comenzamos a tomar conciencia de que nada era gratuito", señaló Kales. Los médicos habían confiado inicialmente en que los nuevos remedios, llamados también "antipsicóticos atípicos", tendrían menos efectos adversos que los fármacos más antiguos.

Pero terminaron reemplazando un grupo de efectos adversos, como los trastornos del movimiento, con otros, como la obesidad y la diabetes.

Kales dijo que los antipsicóticos son útiles para tratar a algunos pacientes mayores con psicosis, pero que deberían utilizarse con precaución.

FUENTE: Archives of General Psychiatry, online 7 de febrero del 2011