Archivo de Público
Jueves, 10 de Febrero de 2011

Los radicales advierten al presidente indonesio de que caerá como Ben Ali

EFE ·10/02/2011 - 14:04h

EFE - Cientos de indonesios esperan su turno para entrar en la feria del trabajo en la Universidad de Indonesia. El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, asegura que la nación necesita estimular a los empresarios para que creen puestos de trabajo y reduzcan el desempleo. Según la oficina central de estadística, el 7,14 por ciento de indonesios, más de 8,32 millones de personas, se encuentran en paro.

El grupo radical indonesio Frente de Defensores del Islam advirtió hoy de que cualquier intento del Gobierno para desmantelarlo acarreará la caída del presidente del país, Susilo Bambang Yudhoyono, al modo que ocurrió con el mandatario tunecino Ben Ali.

La advertencia del Frente se produce al día siguiente de que el jefe de Estado abogase por desmantelar a los grupos radicales relacionados con acciones violentas.

Cerca de un millar de indonesios radicales asaltaron el pasado domingo una comunidad de la corriente minoritaria musulmana Ahmadiyah del oeste de la isla de Java y asesinaron a seis de sus miembros, según la Policía.

"Yudhoyono se convertirá en el Ben Ali de Indonesia. Indonesia se convertirá en otro Egipto", advirtió en declaraciones a la prensa el comandante de la milicia del Frente de Defensores del Islam que se identificó como Munarman.

El jefe miliciano dijo que Yudhoyono cometió un error al amenazar a las grandes organizaciones, porque, según precisó, ninguna estuvo involucrada en el ataque contra miembros de esta minoría religiosa que con anterioridad ha sido blanco de agresiones.

El presidente indonesio, criticado a menudo por sus detractores que consideran que tolera acciones violentas contra la comunidad cristiana o de otras religiones minoritarias en el país, ha advertido de que pondrá freno a estos ataques.

"Toda persona debe tener la garantía de sentirse protegida y a salvo sea cual sea su fe, procedencia, raza, ideología o profesión", declaró el jefe del Ejecutivo.

El pasado martes una turba encolerizada quemó dos iglesias y saquearon un colegio católico en la isla de Java y exigieron la pena de muerte para un cristiano recién condenado a cinco años de cárcel por blasfemar al Islam.

En los últimos meses, la imagen de Indonesia, país conocido por practicar un islam moderado y la nación musulmana más poblada del mundo, se ha visto empañada por incidentes similares.