Viernes, 11 de Enero de 2008

Tangana entre Zaplana y Tardà a cuenta de Fraga

G. L. A. ·11/01/2008 - 21:24h

La tangana llegó después de que Zaplana reclamara el penalti contra ANV y el PCTV. Protestó Begoña Lasagabaster (Eusko Alkartasuna) por su consabida discrepancia con la Ley de Partidos, a lo que el conservador Padilla le recriminó: "¡Ya lo entendemos!". Acudió en defensa de Lasagabaster, pero con ánimo de evitar la trifulca, Emilio Olabarria (PNV), pero acto seguido llegó Joan Tardà (ERC) y sacó las manos.


"No tienen credibilidad moral mientras tengan de presidente de honor a Manuel Fraga, que tiene las manos manchadas de sangre", dijo Tardà. Y se montó. El equipo azul protestó airadamente al grito de "¡qué barbaridad!", y su capitán, Zaplana, exigió a Tardà que retirara sus palabras por implicar "una imputación criminal", a la vez que tachaba de "fascista" al portavoz de ERC. Tardà dijo que "me importa lo más mínimo" lo que diga de él Zaplana, pero insistió en que "es un hecho objetivo que Fraga comandó las fuerzas represoras del franquismo".

Carmen Calvo, que dirigía la contienda por ausencia del árbitro titular, Manuel Marín, se desgañitó intentado calmar los ánimos e impartiendo la justicia salomónica de sacar tarjeta amarilla a los dos. La presidenta en funciones pidió a Zaplana y a Tardà que retiraran ambos sus "expresiones ofensivas", en medio de una melé en la que el equipo azul amenazó con abandonar el campo y el árbitro con expulsar a todos sus miembros si no respetaban su autoridad.

Entre la algarabía pareció que el silencio de Tardà era aquiescente, se escuchó a Zaplana decir que él no retiraba nada y a la presidenta que ambas expresiones se omitirían en el acta arbitral del Diario de Sesiones.