Archivo de Público
Miércoles, 9 de Febrero de 2011

Asma leve puede controlarse con baja dosis monoterapia esteroide

Reuters ·09/02/2011 - 18:48h

Por Frederik Joelving

Un estudio revela que el uso de propionato de fluticasona con salmeterol en pacientes con asma leve persistente reduce más que la ciclesonida el riesgo de sufrir exacerbaciones, aunque ambas terapias controlan los síntomas cotidianos.

Los resultados, publicados en la revista Chest, son doblemente tranquilizantes, según un experto que no participó del estudio.

"Parece que las guías coinciden en cuanto a que el asma leve persistente se controla sólo con un corticosteroide inhalable:, dijo el doctor Andy Nish, del Centro de Atención de la Alergia y el Asma en Gainesville, Georgia.

"Pero es interesante que el fármaco combinado haya dado tan buen resultado, aunque aclaro que no estoy promoviendo el tratamiento del asma leve persistente con un producto combinado", añadió.

Para realizar el estudio, financiado por Nycomed, que produce el glucocorticoide ciclesonida (Alvesco), los autores le indicaron al azar a 657 pacientes, de entre 12 y 75 años, utilizar 160 mcg de ciclesonida una vez por día o 100/50 mcg de propionato de fluticasona/salmeterol (Advair) dos veces por día o placebo. La FDA aprobó Alvesco para tratar el asma en el 2006.

En un año, sólo la terapia combinada prolongó el intervalo entre exacerbaciones, comparado con el placebo. La probabilidad de no sufrir exacerbaciones fue del 82 por ciento en los pacientes tratados con el producto combinado, del 70 por ciento con la monoterapia y del 65 por ciento con el placebo.

Eso contradice los resultados del ensayo OPTIMA, señala en la revista Chest el equipo de Dirkje S. Postma, del Centro Médico de la Universidad de Groninga, en Holanda.

En ese ensayo previo, la combinación de un beta agonista de acción prolongada (formoterol) con un corticosteroide (budesonida) no redujo el riesgo de tener exacerbaciones asmáticas.

En el nuevo estudio, las dos terapias utilizadas disminuyeron la cantidad de síntomas asmáticos y de días con la enfermedad mal controlada, a la vez que aumentaron alrededor de una semana la cantidad de días sin síntomas.

La terapia combinada mejoró significativamente la función pulmonar, no así la ciclesonida. La calidad de vida de los pacientes aumentó con ambas terapias, pero un poco más en el grupo tratado con ciclesonida.

"Como enfoque de primera línea para el tratamiento del asma leve, la monoterapia CIC160 proporcionó beneficios clínicos similares a los de FP200/S100 en una gran cantidad de mediciones del control del asma", escribe el equipo.

"En algunos pacientes se necesitaría la terapia combinada para reducir efectivamente las exacerbaciones", añadieron los autores.

El 64 por ciento de los pacientes tratados con la terapia combinada tuvo efectos secundarios, como ataques de asma y nasofaringitis, comparado con el 73 por ciento del grupo tratado con ciclesonida y del 74 por ciento de los pacientes tratados con placebo.

"La terapia combinada en ese grupo fue segura y efectiva. Eso tranquiliza a los pacientes que necesitan esa combinación terapéutica", dijo Nish.

Aun así, agregó: "A menos que exista una mejoría evidente y clínicamente significativa con la terapia combinada por sobre la monoterapia, siempre se debería recomendar la monoterapia".

FUENTE: Chest, 2011