Viernes, 11 de Enero de 2008

EEUU manipuló las pruebas para acusar a las lanchas iraníes

El cruce de vídeos entre Washington y Teherán se convierte en la batalla mediática de la semana

AGENCIAS ·11/01/2008 - 20:57h

Durante esta semana, Washington y Teherán han presentado sus versiones sobre el supuesto incidente que lanchas iraníes mantuvieron con barcos estadounidenses en el Golfo Pérsico.

El Pentágono presentó un vídeo que mostraba a lanchas de la Guardia Revolucionaria iraní acercándose a tres buques de guerra de EEUU.

En un ejercicio digno de la propaganda menos elaborada, decidieron añadir unas grabaciones de audio del canal internacional de radio a las imágenes atribuyendo su autoría a los iraníes.

En el audio se escuchaba una voz amenazante que decía en un inglés macarrónico: “Voy a por vosotros. En un par de minutos vais a explotar”. Varios iraníes y traductores de farsi explicaron a The Washington Post que el acento de la grabación no es iraní.

La televisión estatal iraní presentó el jueves su versión de lo sucedido. En ella los iraníes entablan conversación por radio con tres barcos que no se pueden identificar claramente en las imágenes.

“Barco de guerra 73 de la coalición, somos una patrulla marítima iraní operando en la zona”, dice el marino iraní.

“Somos el barco de guerra 73 de la coalición. Le escucho alto y claro”, responde una voz con acento americano.

 

En las imágenes de unos cinco minutos de duración no se aprecia ningún momento de tensión.

Teherán sostiene que se trató de uno de los habituales reconocimientos que se realizan en la zona y que se acercaron a los buques para leer sus números de registros.

El Pentágono reconoció el jueves que la amenaza de audio puede que no viniera de las lanchas iraníes ya que el canal 16 de radio en el que se escuchó la amenaza es muy usado en la zona del estrecho de Ormuz.

“Nadie sabe realmente desde dónde pudo llegar” admitió ayer un portavoz de la Marina de EEUU.

Durante esta semana el presidente George Bush advirtió en dos ocasiones a Teherán de “las serias consecuencias” que podrían suceder si se repetía el incidente.