Viernes, 11 de Enero de 2008

Rice dice no esperar un apoyo inmediato de países árabes al proceso de paz

EFE ·11/01/2008 - 16:23h

EFE - El presidente de Estados Unidos, George W. Bush (arriba), es despedido por el presidente israelí Simon Peres y el primer ministro Ehud Olmert (d) al embarcar en el Aeropuerto Ben Gurion cerca de Tel Aviv (Israel) con destino a Kuwait.

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, dijo hoy que su país no espera obtener un apoyo inmediato de los países árabes al proceso de paz entre palestinos e israelíes y un acercamiento a Israel.

En declaraciones a la prensa de camino a Kuwait a bordo del Air Force One, el avión presidencial, Rice quiso eliminar cualquier expectativa de que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, pueda lograr respaldos a las negociaciones durante su actual gira por Oriente Medio.

"No va a haber un destello intenso (de apoyo) en este viaje, ni en el siguiente, pero es un proceso que avanza", dijo Rice.

Bush pidió en Jerusalén a los países árabes que tiendan la mano a Israel y apoyen financiera y políticamente a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) mientras negocia un acuerdo de paz.

Para dar otro impulso al proceso Bush volverá a Israel en mayo, según anunció él mismo en el aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv antes de partir hacia Kuwait.

Rice dijo que destacó la importancia de esa visita. "Siempre es bueno que las partes sepan que el presidente viene. Les da realmente un incentivo para avanzar", señaló.

La secretaria de Estado alertó de que "habrá un período, indudablemente, en el que las dos partes seguirán muy lejos una de otra... pero con el tiempo se acercarán".

Rice dijo que lograr el apoyo de los países árabes a las negociaciones debe ser una parte integrante del proceso, que aspira a establecer fronteras entre palestinos e israelíes que sean reconocidas a nivel internacional.

Además de Kuwait, Bush visitará en los próximos días Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Egipto.

Rice dijo que el presidente de Estados Unidos pretende tratar con sus homólogos de esos países "las amenazas que hemos visto en el Golfo, el problema del extremismo, tanto si es extremismo de (la red terrorista) Al Qaeda y extremismo suní, como si es Irán y sus tentáculos, como Hizbulá y Hamás, que Irán respalda".

Además, el presidente reiterará a los países del Golfo Pérsico la garantía de que Estados Unidos los defenderá.