Martes, 2 de Octubre de 2007

Rajoy no declaró su cargo

Hasta junio no comunicó al Congreso que preside el PP y hasta ayer no fue autorizado

FERNANDO GAREA ·02/10/2007 - 22:49h

Mariano Rajoy ha tardado más de tres años en darse cuenta de que es presidente del PP. Hasta ayer no solicitó la compatiblidad entre su condición de diputado y su cargo de líder del partido.

En el acta de la reunión de la Comisión del Estatuto del Diputado celebrada ayer consta un sorprendente apartado número cuatro: "El excelentísimo diputado Mariano Rajoy Brey declara el cargo de presidente del Partido Popular, actividad compatible con el cargo de diputado, según tiene reiteradamente dictaminado la Comisión, cuyo criterio ha sido aceptado por el Pleno de la Cámara, en relación con los cargos y actividades en los partidos políticos y grupos parlamentarios".

Todos los diputados tienen que solicitar a esa Comisión autorización para realizar cualquier actividad que lleve aparejada algún tipo de ingreso. Es un mero trámite en la mayoría de los casos y ese dictamen se eleva luego al Pleno para que se vote de forma reservada. Obviamente, la actividad de presidente de un partido está dentro de las compatibles con el cargo de diputado, pero es necesario pedir la autorización.

Más de tres años irregular

En este caso, Rajoy ha tardado más de tres años en pedirla, puesto que fue elegido presidente del PP en octubre de 2004 en un congreso del partido. Un año antes, cuando José María Aznar le propuso como sucesor, la Junta Directiva Nacional del partido le hizo secretario general del PP y candidato.

Con ese cargo de secretario general inició la actual legislatura y así figuraba en su declaración de actividades que sigue vigente en la Cámara. El pasado 25 de junio dirigió un escrito a la Comisión del Estatuto del Diputado rectificando esta condición y comunicando que ya es presidente del partido. Es decir, durante tres años ha estado de forma irregular compatibilizando la condición de diputado y la del presidente del PP.

Gracias a un programa.

En junio fue cuando Rajoy acudió a un programa de RTVE en el que fue interpelado por un ciudadano sobre su sueldo y se produjo una viva polémica sobre ese asunto. En ese momento es cuando en el Gabinete de Rajoy se detectó la irregularidad.

Se da la circunstancia de que la reunión de ayer de la Comisión del Estatuto del Diputado fue forzada por el PP para mantener su campaña contra el diputado socialista Victorino Mayoral por presunta incompatibilidad de su cargo con su actividad en una fundación.

El artículo 160 de la Ley Electoral asegura que "los Diputados y Senadores, con arreglo a las determinaciones de los respectivos reglamentos de las Cámaras, están obligados a formular declaración de todas las actividades que puedan constituir causa de incompatibilidad conforme a lo establecido en esta Ley Orgánica y de cualesquiera otras actividades que les proporcionen o puedan proporcionar ingresos económicos, así como de sus bienes patrimoniales, tanto al adquirir como al perder su condición de parlamentarios, así como cuando modifiquen sus circunstancias.

Añade que "el pleno de la Cámara resolverá sobre la posible incompatibilidad, a propuesta de la comisión correspondiente, que deberá ser motivada".