Viernes, 11 de Enero de 2008

Joan Tardá afirma que Fraga tiene "las manos manchadas de sangre"

El diputado de ERC ha preguntado a los miembros del PP "dónde estaba Manuel Fraga cuando ANV luchaba contra el franquismo". Zaplana ha calificado sus palabras de "totalitarias y fascistas". 

PÚBLICO.ES ·11/01/2008 - 18:04h

El portavoz de ERC, Joan Tardá, durante su intervención en la reunión de la Diputación Permanente del Congreso de hoy. EFE

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà, ha protagonizado hoy un agrio debate con los representantes del PP en la Diputación Permanente de la Cámara al decir que Manuel Fraga se manchó "las manos de sangre" mientras ANV luchaba por la libertad contra el franquismo.

La Diputación Permanente debatió y finalmente rechazó la petición del PP para convocar un pleno extraordinario en el que se inste al Gobierno la ilegalización de ANV.

Fraga, al frente de las "fuerzas represivas franquistas"

En su intervención, Joan Tardá preguntó a los miembros del PP "dónde estaba Manuel Fraga cuando ANV luchaba contra el franquismo" y negó a ese partido toda credibilidad para defender determinadas posturas mientras tenga como presidente fundador a un dirigente con las manos "manchadas de sangre".

Argumentó después, entre las protestas de los bancos del PP, que Fraga "comandaba las fuerzas represivas franquistas" durante la carga policial que terminó con la muerte de cinco trabajadores en Vitoria y además "era ministro cuando se asesinó a Julián Grimau".

Fraga, contribución "muy importante" a la democracia 

Inmediatamente el portavoz del PP, Eduardo Zaplana, apeló al artículo del Reglamento del Congreso que permite un turno de palabra por alusiones, que fue concedido por la Presidencia, ejercida en ese momento por Carmen Calvo.

Zaplana juzgó "absolutamente despreciables" las palabras de Tardà, por el que dijo tener un respeto "bastante bajo" y que merece "el mayor de nuestros desprecios", y pidió a la Presidencia que ordenara la retirada de la "calumnia" proferida contra Fraga.

Argumentó el portavoz del PP que Fraga tuvo una contribución "muy importante" en los esfuerzos de la sociedad española por consolidar la democracia, gracias a la cual Tardà puede expresar sus opiniones "totalitarias y fascistas". 



En respuesta a ese turno de Zaplana habló también Tardà para asegurar que no le afectan "lo más mínimo" las valoraciones del PP y para reiterar que ninguna democracia europea toleraría al principal partido de la oposición tener en la Presidencia a quien participó en el gobierno de un dictador. 

Puso como ejemplo a Kurt Waldheim, que tuvo que renunciar a la Secretaría General de la ONU cuando se conoció su militancia en las juventudes hitlerianas, y se reafirmó en todo lo dicho.

El debate se acaloró mientras Carmen Calvo trataba de hacerse con la situación y Zaplana denunció de nuevo que Tardà había lanzado una "imputación criminal" contra Fraga que debía ser retirada del Diario de Sesiones.

El incidente se saldó con la orden de Carmen Calvo de retirar la expresión de Tardà sobre Fraga por entender que era, efectivamente, la imputación de una actuación delictiva.

Además, Carmen Calvo pidió sin éxito a Zaplana que retirara voluntariamente el calificativo de "fascista" lanzado contra Tardà, si bien en este caso se trataba de un calificativo ya utilizado en varias ocasiones en los debates de la Cámara.

Ya zanjado el incidente, la sesión de la Diputación Permanente finalizó con la votación del punto bajo la presidencia de Manuel Marín.