Archivo de Público
Jueves, 3 de Febrero de 2011

El bypass gástrico logra una remodelación cardíaca significativa

Reuters ·03/02/2011 - 15:32h

Por Dave Levitan

Los pacientes con un bypass gástrico no sólo adelgazan, sino que también sufren cambios en la estructura y la función del corazón que serían indicios de beneficios significativos para la salud.

Luego de dos años de seguimiento, en los pacientes se estabilizó o revirtió parcialmente el grosor relativo de la pared del ventrículo izquierdo, la masa/altura ventricular, el grosor posterior de la pared y del septo interventricular.

Aunque la cirugía bariátrica es cada vez más común, los autores del estudio afirman que existen datos relativamente limitados sobre su efecto de remodelación cardíaca.

Por eso, el equipo del doctor Sheldon Litwin, de la Georgia Health Sciences University en Augusta, estudió prospectivamente a 423 obesos mórbidos tratados con bypass gástrico y los comparó con 733 pacientes sin la cirugía (grupo control), según publica Journal of the American College of Cardiology.

En cuanto al tamaño de la aurícula izquierda, cambios absolutos relativamente modestos provocaron un aumento relativo significativo de 4,1 ml en el volumen de la aurícula izquierda en el grupo sin cirugía, comparado con el grupo con el bypass.

Mejoró también la geometría del ventrículo derecho y hubo un acortamiento de la pared media. La función sistólica del ventrículo derecho aumentó durante los dos años de seguimiento, y el gasto cardíaco calculado disminuyó significativamente en el grupo con el bypass gástrico, pero no en el grupo control.

"La reducción de la masa del ventrículo izquierdo fue mayor que lo anticipado si la disminución de la presión fuera el único mecanismo importante para una masa menor", indicó Litwin. Agregó que la apnea del sueño también mejoró en los pacientes operados. "También mejorarían otras funciones que aún no medimos ni tenemos en cuenta", agregó.

Aun así, el estudio, en el que se utilizaron marcadores sustitutos en lugar de resultados clínicos, no pudo revelar con certeza si los beneficios del bypass gástrico superan los riesgos potenciales de largo plazo asociados con la cirugía.

"Se necesitarán por lo menos 10 años de seguimiento para probar si el bypass gástrico reduce el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares o de morir", dijo Litwin, que con su equipo está buscando fondos para seguir a su cohorte de pacientes durante por lo menos esa década.

FUENTE: Journal of the American College of Cardiology, 8 de febrero del 2011