Viernes, 11 de Enero de 2008

El Baradei llega a Teherán para calmar el miedo de EEUU y la UE al programa nuclear de Irán

AGENCIAS ·11/01/2008 - 15:56h

La cooperación entre Irán y el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha entrado en una "nueva fase", aseguró hoy el asesor internacional del Organismo iraní de la Energía Atómica, Mohamed Saidi.

"Teniendo en cuenta la cooperación activa con el OIEA y los acuerdos en cuestiones clave sobre el caso nuclear iraní, las relaciones entre Teherán y la agencia han entrado en una nueva fase", dijo Saidi, citado por la agencia iraní IRNA.

Las declaraciones de Saidi coinciden con la llegada a Teherán del director del OIEA, Mohamed El Baradei, para discutir durante dos días con las autoridades iraníes sus actividades nucleares.

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) sospechan que Irán lleva adelante su programa nuclear, incluido el enriquecimiento de uranio, para hacerse con los conocimientos necesarios para construir armas nucleares, algo que Teherán niega con contundencia.

El responsable iraní agregó que la solución de las cuestiones pendientes entre su país y la OIEA supondrá una "normalización" de las relaciones y el caso nuclear iraní dejará de ser tratado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

El Consejo de Seguridad está encargado del llamado "dossier iraní" desde febrero de 2006 y ha adoptado desde entonces dos resoluciones con sanciones diplomáticas y comerciales contra la República Islámica.

Los países miembros del Consejo, sobre todo EEUU, Francia y el Reino Unido, acusan a Irán de haber violado numerosas normativas del OIEA al no informar a la comunidad internacional sobre ciertas actividades nucleares y por no querer suspender el enriquecimiento como una medida para crear confianza.

En su sermón del viernes en Teherán, el Ayatolá Ahmed Jatami instó hoy a El Baradei a poner fin a las diferencias entre la organización que dirige y su país y le pidió que presente un informe "realista y positivo" sobre las actividades nucleares iraníes.

Jatami insistió en que las actividades nucleares de Irán han tenido siempre objetivos pacíficos.